Salud

Alertan sobre necesidad de más Unidades de Cardio-Oncología en RD

Santo Domingo.-La Dra. Gisselle Ramírez Peña, cardióloga clínica, informó a través de nota de prensa que la creación de las unidades de cardio-oncología ha surgido como una necesidad  en la práctica clínica, debido a los nuevos abordajes en el tratamiento de los pacientes con cáncer. “La finalidad es unir esfuerzos en estas 2 áreas de la medicina encaminados a determinar las estrategias para paliar los efectos cardiotóxicos de las diferentes terapias contra el cáncer, tanto las más antiguas como las de nueva generación”, dijo.

La especialista aseguró que la patología cardiovascular y la oncológica están íntimamente relacionadas en varios aspectos. “El tratamiento del cáncer, tanto quimioterapéutico como con radioterapia, puede tener consecuencias sobre la estructura y la función cardiaca, pudiendo producir o agravar enfermedades cardiovasculares subyacentes. Por ello, todos los pacientes oncológicos requiere de una evaluación cardiovascular previa al inicio de estos tratamientos y de forma periódica durante su seguimiento y al finalizar el tratamiento”, asegura Ramírez.

La Dra. Ramírez Peña explicó que los pacientes con cáncer tienen una mayor prevalencia de factores de riesgo y enfermedades cardiovasculares que pueden agravar su pronóstico y empeorar su calidad de vida. Según su experiencia destaca que la edad en que apareció el cáncer es importante, ya que la tendencia es que los pacientes que tiene ambas patologías sean mayores de 60 años, aumentando el riesgo de desarrollar complicaciones o exacerbar algunas lesiones cardiovasculares, como cardiopatía isquemia, lesiones en las válvulas, entre otras.

“Es importante destacar que aún los sobrevivientes de cáncer adolescentes tienen 8 veces mayor mortalidad cardiovascular”, aseguró.

Por otro lado, explicó que la toxicidad cardiovascular dependerá de los factores de riesgo del paciente, el tipo de fármaco, la dosis, velocidad de administración, el uso de combinaciones de fármacos y de radioterapia de forma concomitante,  sobretodo la administrada en el tórax.
El abordaje de la patología cardiaca y oncológica por separado ha demostrado provocar mayores efectos adversos, complicaciones en el tratamiento y peores resultados, aseguró la Dra. Ramírez.  “Esta es la razón de que en los últimos años se ha propuesto crear unidades multidisciplinarias que integren el servicio de cardiología y oncología con la finalidad de tener mejores estrategias de seguimiento y mejores resultados en los pacientes oncológicos”, concluyó.

Según el comunicado de prensa este servicio debe contar con la integración de radio-onco-hematología, que proporciona la información del tipo de cáncer y la estrategia terapéutica;  el cardiólogo clínico que realizará la evaluación clínica en la búsqueda de factores de riesgo cardiovasculares que aumentan la probabilidad al paciente de desarrollar complicaciones y será quien dará las recomendaciones a seguir luego de la evaluación del ecocardiografista, y quien determinará en todas las dimensiones el funcionamiento cardíaco. Esta evaluación debe ser al inicio, durante y después del tratamiento.

Comente este artículo

Botón volver arriba