Deportes

Barcelona buscará retomar su nivel ante una Juventus imparable y con ganas de revancha

Enterrado de cualquier manera el recuerdo de La Rosaleda e intentando recomponer la moral a marchas forzadas, el Barcelona aparca la Liga y regresa Europa, con la necesidad de recuperar sensaciones y enfrentado a un rival que le espera con ganas.

Será su quinta visita a Turín, estreno en el Juventus Stadium, con la mochila vacía de triunfos, aunque no de alegrías puesto que las eliminatorias en que se vieron las caras en el pasado, más allá de la final de Berlín en 2015, muestran una igualdad absoluta entre los dos equipos.

Con la ausencia vital de Sergio Busquets por sanción, adivinar quién ocupará su puesto en el once y el sistema que utilice Luis Enrique es la máxima preocupación alrededor del equipo de Luis Enrique, quien trasladó a Italia a toda la plantilla (con la única ausencia de Rafinha) con el objeto de fomentar la unidad del vestuario en un momento que se entiende definitivo.

“En la Liga aún hay muchas cosas a decir”, aseveró un integrante de la expedición azulgrana, dando por hecho que la ventaja del Real Madrid no es decisiva en el campeonato español pero poniendo el foco en el partido de este martes, el número 21 del club en Italia desde que se estrenó en la primera ronda de la vieja Copa de Europa, allá por 1959, venciendo en San Siro al Milan por 0-2.

Si para la Juventus el duelo le retorna a la Final de 2015, para el Barça significa una prueba en toda regla. No solo por olvidar la derrota en Málaga, ni tampoco por dar a entender que el accidente de París no se debe ni puede repetir… Sino porque enfrenta a un rival que solamente ha encajado dos goles en los ocho partidos precedentes de la competición.

Tolisso en Turín y Pareja en Sevilla fueron los únicos capaces de batir a Gianluigi Buffon en la fase de grupos del torneo, lo que no pudo conseguir en toda la eliminatoria de octavos el Oporto y que significa un reto mayúsculo para el Barça, máximo realizador del torneo con 26 goles… Pero que ha perdido dos de los tres últimos choques a domicilio: 3-1 con el Manchester City y el referido 4-0 en París.

El plan secreto

En Turín se sacuden la responsabilidad de encima traspasando mayoritariamente el papel de favorito al Barcelona. Se mantiene que con la MSN al frente la baja de Sergio Busquets no es tan decisiva como sí se entiende alrededor del vestuario azulgrana, donde la candidatura de Javier Mascherano gana enteros de forma considerable.

Pero más allá de los nombres, que también, lo trascendente es adivinar el sistema que ponga en práctica Luis Enrique. Entre un 4-3-3 clásico y el atrevimiento del 3-4-3 bailan las apuestas, imposible de adivinar el plan secreto que tenga preparado el cuerpo técnico azulgrana, especialmente atento a la electricidad de Paulo Dybala, el potencial de Gonzalo Higuaín y la fortaleza de un conjunto que presenta unos números brutales.

Desde que el 23 de agosto le derrotó el Udinese en el estreno de la Serie A de la temporada 2015-16 con un solitario gol de Thereau, la Juventus suma invicta 48 partidos: 41 victorias y 7 empates en el Juventus Stadium, un escenario intocable para todos los rivales que le han visitado desde entonces… Y que ha visto como el equipo de Allegri vencía consecutivamente en los últimos 11 encuentros.

El reto para el Barcelona se entiende absoluto. No solo es estrenar su estadística en el Juventus Stadium con una victoria, sino lograr su primer éxito en Turín después de cuatro visitas sin hacerlo y romper una racha sobrenatural de un equipo que le tiene especialmente ganas.

Comente este artículo

Botón volver arriba