NoticiasSociales

Beyoncé asegura que sufrir abortos espontáneos cambió su idea de éxito

Beyoncé protagoniza la portada de la versión estadounidense de la revista Elle del mes de enero. Poco dada a conceder entrevistas y mucho menos a hablar de su vida privada, la cantante, de 38 años, se ha sincerado sobre algunos aspectos que han marcado su vida, sobre todo la maternidad. Queen B, que ha posado para la fotógrafa Melina Matsoukas, ha contestado a las preguntas que sus propios fans le han enviado por mail, Facebook e Instagram.

La reina del pop, casada con el rapero Jay Z y madre de tres niños, Blue Ivy, de 7 años, y los gemelos, Sir y Rumi, de dos, ha hablado sobre cómo le cambió la vida, tanto personal como profesionalmente, sufrir abortos espontáneos cuando decidió ser madre. “Empecé a buscar un significado más profundo cuando la vida comenzó a enseñarme lecciones que no sabía que necesitaba. El éxito me parece diferente ahora”, contesta a preguntas de una fan. “Aprendí que el dolor y la pérdida eran un regalo. Esos abortos me enseñaron que tenía que aprender a cuidar de mí misma antes de ser madre de otra persona”, prosigue. “Tuve a Blue y la búsqueda de mi yo interior fue mucho más profunda. Morí y renací de la relación conmigo misma. Ser ‘la número uno’ ya no era mi prioridad. Mi verdadera victoria ha sido crear arte y un legado que vivirá mucho más allá de mí. Eso es muy gratificante”, sostiene en otra de las respuestas. La artista ha explicado cómo concilia su maternidad con su profesión.

Según ella, encontrar un equilibrio entre el trabajo y la familia es “lo más estresante” de su día a día. “Me aseguro de estar presente para mis hijos: dejar a Blue en el colegio, llevar a Rumi y a Sir a sus actividades, tener tiempo para mis momentos con mi marido y llegar a tiempo a casa para cenar en familia, todo mientras dirijo una empresa puede ser desafiante. Hacer malabares con todos esos roles puede ser estresante, pero creo que es la vida para cualquier madre trabajadora”, reflexiona.

“Si alguien me dijera hace 15 años que mi cuerpo sufriría tantos cambios y fluctuaciones, y que me sentiría más femenina y segura con mis curvas, no lo habría creído. Pero los niños y la madurez me han enseñado a valorarme más allá de mi apariencia física”

Otro momento al que ha tenido que enfrentarse con la llegada de la maternidad tiene que ver con el cambio físico que sufrió su cuerpo. Sus curvas se volvieron más voluminosas y perder peso no le resultaba nada fácil. Pero con el tiempo, fue asimilando todos esos cambios y en la actualidad se siente muy segura de sí misma. “Si alguien me dijera hace 15 años que mi cuerpo sufriría tantos cambios y fluctuaciones, y que me sentiría más femenina y segura con mis curvas, no lo habría creído. Pero los niños y la madurez me han enseñado a valorarme más allá de mi apariencia física y realmente a comprender que soy más que suficiente sin importar en qué etapa de la vida me encuentre. El que no te importe es lo más liberador”, confiesa. “También conocer la verdadera belleza es algo que no puedes ver. Deseo que las personas se centren en descubrir la belleza dentro de sí mismos en lugar de criticar a otros”, añade.

Comente este artículo

Botón volver arriba