NoticiasTecnología

Celulares | ¿Qué es el síndrome de la vibración fantasma?

Es probable que si lees esto te haya pasado, aunque podría acercarme a asegurarlo si además de tener un smartphone sueles usar aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp o Telegram (aunque sean muy pocos los usuarios de éste último). ” Sentir que el celular vibró en mi bolsillo o incluso sonó el aviso de un mensaje” son bastante comunes, y estas sensaciones suelen multiplicarse cuando realmente esperamos que alguien nos responda o nos escriba.

Y es que nuestro cerebro es increíblemente maravilloso, para bien, pero también para mal; y en este caso el síndrome de la vibración fantasma es un ejemplo de que muchas veces nuestra realidad no es exactamente lo que sucede en verdad.

Básicamente sentir algo que no sucede no deja de ser una alucinación, pero tranquilos, que es algo que sucede en nuestro inconsciente y no debería ser considerado grave si nos pasa “de vez en cuando”. El término síndrome de la vibración fantasma data de un artículo de 2003 cuando varios usuarios de beepers (pensar que estos aparatos alguna vez parecían sacados de una película de ciencia ficción) describían que sentían la vibración de su aparato; pero, cuando lo revisaban, no tenían ninguna notificación. Y el dibujante Scott Adams ya había mencionado esto mismo en uno de los comics de Dilbert en 1996, referido a los localizadores que se usaban en la época y antecedieron a los smartphones.

¿Tiene cura el síndrome de la vibración fantasma?

Buena pregunta, ¿no? Según la mayoría de los estudios médicos esta sensación no debe considerarse una patología, aunque no quedan dudas de que mientras más te afecten emocionalmente los mensajes más probabilidades tengas de sufrirlos, en mi caso lo que he hecho cuando sentía estas vibraciones es directamente desconectar el smartphone por una hora o más.

El “saber” conscientemente que los mensajes no llegan parecería que nos reprograma para que estas sensaciones disminuyan. Obviamente no es una receta mágica o infalible, pero no es mala idea probar este método si esta sensación te está molestando. Otras técnicas incluyen llevar el teléfono en otro lugar, pero ahí está el síndrome momentáneo de “me olvidé el teléfono/me lo robaron/lo perdí” al palpar el bolsillo.

“La Nación” de Argentina, GDA

Botón volver arriba