GeneralInternacional

Congresistas brasileños aprueban proyecto de ley que limita demarcación de tierras indígenas

Brasil. – La Cámara de Diputados de Brasil aprobó este martes un proyecto de ley que limita la demarcación de tierras indígenas relanzada por el presidente Lula da Silva, considerada clave para proteger a los pueblos originarios y la Amazonía.

 

El texto, aprobado por 283 votos contra 155, establece que las tierras reservadas a las comunidades originarias deben restringirse a aquellas ocupadas por indígenas al momento de la promulgación de la Constitución vigente, en 1988.

 

El proyecto, que todavía debe ser sometido al Senado para convertirse en ley, fue impulsado por diputados afines al agronegocio y a otros grupos opositores, y supone un revés para las promesas medioambientales del líder izquierdista.

 

Según los científicos, la demarcación de tierras indígenas es una barrera fundamental al avance de la deforestación en la Amazonía, la mayor floresta tropical del mundo.

 

Las comunidades indígenas rechazan el proyecto, argumentando que tienen derecho a sus territorios originales, independientemente de la ocupación en 1988.

 

En Brasil hay un total de 764 territorios de pueblos originarios, pero alrededor de un tercio de ellos aún no han sido demarcados, según cifras de la Fundación Nacional de los Pueblos Indígenas (FUNAI).

 

Lula reconoció en abril seis nuevos territorios, los primeros en cinco años, tras una parálisis durante el mandato del ultraderechista Jair Bolsonaro.

 

– “Ataque al medioambiente” –

La votación en la Cámara de Diputados generó protestas en Brasil y llamó la atención de oenegés y activistas internacionales, como los actores estadounidenses Leonardo Di Caprio y Mark Ruffalo.

 

“Hay una guerra contra los pueblos indígenas y las selvas. Nuestro planeta está en riesgo. Lula, sea el héroe que su pueblo eligió, impida (el avance) del proyecto”, tuiteó Ruffalo en vísperas del debate.

 

La ministra de los Pueblos Indígenas de Brasil, Sonia Guajajara, dijo el martes que el proyecto “termina con la esperanza de futuro”.

 

“Es un genocidio contra los pueblos indígenas, pero también un ataque al medioambiente”, aseguró la ministra.

 

Botón volver arriba