Salud

Consecuencias de la deshidratación en tu cuerpo

En un mundo moderno donde cada vez estamos más ocupados, nos encontramos ante el reto de dedicar espacio a crear y mantener hábitos saludables para poder lidiar con las faenas del diario vivir de la mejor manera posible y adaptarnos a los diferentes estilos de vida que podemos encontrar.

Una de las variables más sobrestimadas en la búsqueda del balance en la ecuación salud/estética/estilo de vida es la hidratación. Y es que el consumo de agua es relevante en el logro de resultados tanto estéticos como de salud.

La mercadotécnica nos “mal informa” en cuanto a la cantidad de agua que debemos ingerir, prescribiendo requerimientos en algunos casos menores a los óptimos para distintas poblaciones. La evidencia científica hasta el momento nos enseña que el consumo de agua requerido dependerá de varios factores:

  1. La cantidad de actividad física y nivel del atleta en la misma.Más ejercicio debe ser compensado con mayor consumo de agua. Mientras mejor te desenvuelves en tu actividad física, mayor será la carga del entrenamiento al organismo y esto debe ser compensado con mayor consumo de agua.
  2. Nivel de estrés externo.Es todo el estrés que recibimos fuera del entrenamiento por las situaciones de nuestro entorno, tanto interpersonales, como por factores económicos, mentales, físicos, etc.
  3. El clima de la época.Un clima húmedo y caluroso, como es común en nuestro país, amerita mayor consumo de agua.
  4. Nivel de actividad física fuera del ejercicio.Mientras más activo y en movimiento te mantengas el día que no ejercitas, mayor debe ser tu consumo de agua.
  5. La nutrición.Más consumo de proteínas amerita mayor consumo de agua. Menos consumo de carbohidratos, demanda mayor consumo de agua.

 

Botón volver arriba