Internacional

Denunciantes del caso Lava Jato describen cómo los despojaron de más de US$2 millones destinados a sobornos

Brasil.- Al menos tres delatores del macro expediente de corrupción conocido como Lava Jato -del que el caso Odebrecht forma parte- relataron el robo de dinero para pagos de sobornos. Se estima que en total, los ladrones se llevaron aproximadamente nueve millones de reales brasileños (unos 2.8 millones de dólares a la tasa actual).

Conforme publica hoy el periódico brasileño Folha de S. Paulo, André Santana, quien trabajaba para el expublicista del presidente Danilo Medina, João Santana, y para su esposa Mônica Moura, dijo en un interrogatorio que fue asaltado dentro de un taxi a finales de 2014 cuando llevaba dinero “relacionado con la campaña electoral” de la expresidenta brasileña Dilma Rousseff y el actual mandatario Michel Temer.

Conforme narra la historia periodística, André Santana se llevó entre 1 millón y 1.5 millones de reales (más de 472 mil dólares) de dos hombres ligados a Odebrecht, en un cuarto de un hotel en Sao Paulo. Abordó un taxi y 15 minutos más tarde, dos carros se acercaron al vehículo. Se llevaron su teléfono celular y equipaje, y le obligaron a entrar en un automóvil. Unos 20 minutos después, lo dejaron en una calle residencial.

Santana regresó al hotel y llamó a Môura, quien le dijo que se estuviera tranquilo y volviera a Salvador, indica el periódico.

Otro caso lo contó Hilberto Mascarenhas, un exdirectivo de la División de Operaciones Estructuradas, un departamento desde donde Odebrecht hacía pagos irregulares, muchos de los cuales tomaron forma de sobornos a políticos para asegurar contratos públicos en 12 países, incluida la República Dominicana.

Narró que el cambista Álvaro Novis perdió entre 7 millones y 8 millones de reales (más de 2 millones de dólares) que estaban ocultos en una maleta en el establo de un caballo en el Jockey Club de Río.

El delator explicó que Novis había reunido el esquema de entrega de sobornos en una propiedad, pero no todos fueron a recoger el dinero en la fecha prevista. Como consideraba que era arriesgado guardar los millones en una oficina, pensó en el escondite.

Otro episodio que publica el medio brasileño le ocurrió a João Antônio Bernardi Filho, representante de la empresa Saipem, del sector petrolero. Dijo que en la mañana del 5 de octubre del 2011 fue asaltado en Largo da Carioca en Río, casi en frente de la sede de Petrobras. Cargaba 100 mil reales (más de 31,400 dólares), que serían para el entonces director Renato Duque “como pago por la celebración de un contrato”.

Comente este artículo

Botón volver arriba