NoticiasTecnología

El CEO de Valve Corporation Gabe Newell trabaja en una interfaz que permita controlar computadoras con la mente

EE.UU.- El CEO de Valve Coporation Gabe Newell trabaja en una interfaz que permita controlar computadoras con la mente y viceversa, apunta hacia un futuro en el que las Brain Computer Interface (BCI) sean capaces de crear experiencias superiores a las actuales fuera y dentro de los videojuegos.

Newell promueve un porvenir donde las interfaces cerebro – ordenador sean capaces incluso de cambiar nuestro estado de ánimo, pero es una línea muy peligrosa.

El empresario comenta que esas experiencias irán más allá de lo que ahora podemos percibir a través de nuestros sentidos. El cree que en ese hipotético futuro nosotros como personas podremos ser editables, es decir, ponernos en “modo” concentración para estudiar, entrar en sueño profundo si tenemos insomnio, y cosas similares.

Y en el terreno de los videojuegos se llegará al punto en el que la máquina detecte que estamos aburridos y nos suba la dificultad del juego, por ejemplo.

Todo esto a través de una aplicación. Igual que abrimos Instagram o Twitter, o vemos vídeos en TikTok, dentro de varios años, podremos manipularnos a nosotros mismos de esta forma tan “sencilla”.

Valve se encuentra inmersa en la creación de sus propias BCI, es decir, sus propias interfaces para comunicar mente y ordenador. Ahora mismo la compañía dueña de Counter-Strike está ahondando en la posibilidad de crear una especie de gorro para la cabeza de realidad virtual modificado mediante el que se reciben los impulsos del cerebro y experimentar poco a poco para desarrollar su BCI.

La expresión “se le ha cruzado un cable” podría ser bastante más real de lo que es ahora. Un error, un hackeo a nuestra propia persona y a nuestra mente y terminar el resto de nuestros días en un basurero tecnológico o que nos desenchufen.

Pero todo en esta vida va por procesos y para llegar a algo, antes hay que superar otros niveles. Así pues, para llegar o no, a que nos hackeen literalmente el cerebro, hay que pasar por las futuras interfaces cerebro – ordenador que podrán incluso manipular nuestras decisiones y nuestro estado de ánimo.

Comente este artículo

Botón volver arriba