NoticiasOpinión

El complot en las narices del presidente

Por: Daygorod Fabián Sánchez

Recientemente se han observado hechos donde miembros del cuerpo del orden público han cometido excesos, contra los ciudadanos, en su mayoría de veces sin justificación valedera.

En esta ocasión última fueron acribillados a tiros una pareja de esposos evangélicos en Villa Altagracia, bajo el alegato de confundirlos con delincuentes.

Anterior a eso en las redes sociales se observaban reyertas y enfrentamientos entre ciudadanos y militares.

A esto le damos dos lecturas.

Primero: la falta de protocolos sanitarios y de ampliación de los mismos bajo el esquema de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la contratación de médicos extranjeros para enfrentar la crisis, ha sido sustituido por militares en las calles, los cuales tiene una sola misión: reprimir.

Los militares no son quienes deben combatir el coronavirus y mucho menos mantener la población en un confinamiento inhumano.

Esta es la causa principal de los enfrentamientos entre ciudadanos y militares que observamos constantemente.

Segundo: quien durante 16 años consecutivos premió, ascendió y permitió la acumulación desmedida de riquezas de militares fue el PLD.

Por lo tanto los mando militares desde arriba hasta abajo responderán a quien les benefició durante tanto tiempo.

Por ende es lógico concluir que puede existir un plan para desestabilizar al gobierno de Luís Abinader, sea este bueno o malo, bajo ese esquema.

Comente este artículo

Botón volver arriba