Sin categoría

¡El Espejo de Honduras!

Por: Daygorod Fabián

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) Hondureño declaró a Juan Orlando Hernández (actual gobernante y candidato a la reelección) como ganador de las elecciones, en las que, como ya sabemos, compitió la Alianza de Oposición contra la Dictadura encabezada por Salvador Nasralla.

Éste certamen electivo contó, como característica esencial, con artimañas y truculencias desde su inicio hasta el final, empezando por el impedimento constitucional a la reelección consecutiva, que fue burlado a través de tecnicismos jurídicos, irónicamente por un juez que decretó como ilegal el pedimento de un referéndum para una reelección de José Manuel Zelaya Rosales años atrás.

Según los datos del TSE (Tribunal Supremo Electoral) de Honduras, Hernández logró el 42,95 % de los votos frente al 41,24 % de Nasralla. Éste último ha expresado en varias ocasiones que no aceptará las derivaciones oficiales, y ha tipificado el proceso como un fraude.

Todo inició cuando, a pesar del impedimento constitucional a la reelección, Hernández utilizó – no el pueblo como referente y última voz- tribunales que dieron lecturas e interpretaciones muy complacientes a los intereses oficialistas e impusieron la noción de continuismo, en una nación que tal como República Dominicana – mi país – existen instituciones muy frágiles.

El resultado de la ambición desmedida del principal exponente del Partido Nacional de Honduras, Juan Orlando Hernández, y los polémicos cambios a la constituyente de ese país, ha sido una crisis post-electoral inimaginable, muertes en protestas, denuncias (generalmente con pruebas irrefutables) de fraude en el nivel presidencial y la desconfianza para fines de inversión económica de observadores empresariales que miran con espasmos el desorden en el que está sumergida la nación Hondureña.

…Admonición Dominicana

 Debería servir de muro de contención, el caso hondureño y la idea de reformar (otra vez) la Constitución Dominicana para favorecer al Presidente Medina, en razón de la crisis que hoy sacude a la hermana nación.

Los eventos acaecidos en el espectro latinoamericano deben ser avistados, no a la gran distancia, sino al doblar la esquina, producto de las apostillaciones que distintos anticuarios en la materia han acotado. Los análisis y comentarios han estado acompañados de manifestaciones que tienen como característica principal el desequilibrio y la eliminación de la paz social, consecuencia ésta de los excesos, que no han tenido muro de contención en las instancias o tribunales.

Comente este artículo

Botón volver arriba