NoticiasTecnología

El estado de alarma provoca un récord de consumo de internet en Madrid

La pandema de coronavirus Covid-19 que ha forzado al confinamiento de la población en España ha derivado en un mayor consumo de tráfico de internet. Obligados a permanecer en sus domicilios para evitar nuevos contagios, los españoles han tirado de servicios de internet para el ocio y, por supuesto, para tareas relacionadas con el teletrabajo. Las principales consecuencias es que se ha disparado el consumo en Madrid y ha reducido hasta en un 10% la velocidad de transferencia.

Es una muestra que, dentro de lo que cabe, una gran mayoría de ciudadanos, sobre todo los residentes en capitales importantes, han permanecido en sus viviendas siguiendo las recomendaciones y obligaciones del estado de alarma decretado por el Gobierno para evitar la saturación de los servicios sanitarios. Según un informe de DE-Cix, punto de intercambio de internet, Madrid registró un récord de transferencia de datos la tarde del pasado sábado, 14 de marzo.

A las 20.36 horas se alcanzó un pico de tráfico de 468.39 Gbit por segundo. Este dato coincidió con situación excepcional del estado de alarma por la crisis del Covid-19, coronavirus de origen chino que ha provocado la paralización de varias regiones afectadas, entre ellas, España. Los datos en estas últimas semanas indican que se está consumiendo muchos servicios digitales.

Así, el pasado martes 10 de marzo, DE-CIX Frankfurt, el mayor punto de intercambio de internet a nivel global, alcanzó la cifra récord de 9,1 Terabit por segundo. Cifras difícilmente recordadas, pero según los expertos consultados por este diario, las infraesctructuras de telecomunicaciones están preparadas para soportar estos límites, aunque las «telecos» españolas han instado a los ciudadanos a hacer un «uso racional». No obstante, los expertos creen que incluso aunque todas las compañías europeas practicasen exclusivamente el teletrabajo, y en paralelo se estuviese emitiendo la Eurocopa, se tendría la capacidad de proporcionar el ancho de banda necesario para una «interconexión sin fricciones».

«El consumo de internet tiene ahora si cabe un papel más importante en la sociedad, como consecuencia de la estacionalidad y del contexto en el que se encuentran los ciudadanos a causa del Covid-19», afirma en un comunicado Theresa Bobis, Directora Regional del Sur de Europa en De-CIX. «Las altas tasas de crecimiento de la transferencia de datos obedecen en gran medida al elevado consumo de streaming de vídeo, no solo de los servicios de vídeo bajo demanda, sino también a retransmisiones informativas en directo y a las videollamadas por Skype o WhatsApp».

Los expertos reconocen que, en términos generales, el tráfico de datos en los puntos de intercambio se mueve en «forma de ola» y reflejan el ritmo del uso diario de internet, comenzando a las 6 de la mañana y alcanzando su pico de tráfico en torno a las 9 de la noche. Los cambios estacionales cambian y tienen un impacto distinto; por ejemplo, en verano la gente tiende a conectarse menos que en otoño y en invierno.

Según De-Cix, en la actualidad «no existe un límite físico para el volumen de tráfico de datos» porque «se puede incrementar la capacidad de forma sucesiva, algo que ya se hace periódicamente para garantizar que no se producen errores a medida que crece el tráfico de datos. Los expertos cifran este aumento anual en torno al 20%, máxime al crecimiento del ecosistema de «Internet de las Cosas» por el cual se estima que en 2025 se conectarán más de cien mil millones de aparatos a internet.

Fuente: ABC Tecnología

Botón volver arriba