Salud

El estrés gran productor de caries en nuestros dientes

Santo Domingo.- Hoy casi nadie escapa de vivir muy de prisa y sentirse exigido por los compromisos diarios.

El exceso de trabajo o problemas de pareja lo acentúa, aún en los pequeños y jóvenes, ya que los cambios constantes generan estrés.

Es por esto que este es uno de los padecimientos que actualmente aquejan la mayoría de las personas, debido al actual estilo de vida, que implica una acumulación progresiva de la tensión y ansiedad, entre otros síntomas que afectan todos los ámbitos de la salud, incluida la bucal.

De acuerdo al odontólogo Bernaber Langumás Rodríguez, esas tensiones que se expresan en el cuerpo con dolores de cabeza, contracturas musculares, gastritis, cansancio, trastorno del sueño, ansiedad o depresión, hipertensión arterial, caída del cabello también alteran la salud bucal, ya que se modifica el equilibrio que lo mantiene sano, afectando el bienestar y la calidad de vida.

Explica que lo peor de las afectaciones del estrés a la salud bucal es que ocurre de manera progresiva y silenciosa, porque como se anda muy ocupado no se detienen ni dan cuenta que están descuidando su salud bucal.

“La peor consecuencia de las diversas manifestaciones del estrés en la salud bucal se da con el tiempo (estrés crónico), que puede desgastar una pieza dental hasta en un 30 % de su tamaño original”, dijo.

El galeno refiere que no solo puede desgastar el 30 % del diente sino que también puede provocar varias afecciones como:

  1. Gingivitis. El estrés afecta la capacidad o eficiencia para cepillarnos los dientes y usar hilo dental, debido a que distrae una adecuada higiene y una mayor acumulación de residuos en las encías y su inflamación.
  2. Periodontitis. La hormona del estrés, el cortisol, puede generar inflamación, lo que propicia un mayor riesgo de la enfermedad periodontal.
  3. Bruxismo. Cuando se rechinan y aprietan los dientes de forma inconsciente al dormir, o incluso despiertos, lo que provoca dolor en los músculos de la masticación y desgaste prematuro en los dientes.
  4. Disfunción de la articulación Temporomandíbular. Al abrir se traba la mandíbula debido a la constante presión que se genera al apretar los músculos por estrés, lo que causa dolor en la misma o en la sien.
  5. Aparición de aftas. Heridas blanquecinas que se forman en encías y mucosa, que pueden variar en tamaño y cantidad en la boca, son causadas por virus, bacterias y/o deficiencias del sistema inmunológico debilitado por el estrés.

Estos padecimientos pueden tratarse, explica Langumás Rodríguez, sin embargo debe ser de manera integral, por lo que además de la atención odontológica se requiere algún tipo de terapia que ayude a reducir el estrés, así como a detectar sus causas.

Comente este artículo

Botón volver arriba