Salud

Estudio revela virus del Zika puede atacar células cancerosas en el cerebro

EE.UU.-  Grupos de investigadores estadounidenses han concluido en un estudio que el virus del Zika podría emplearse para atacar y matar células cancerosas en el cerebro. Así lo han publicado en ‘Journal of Experimental Medicine’ científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis y la Universidad de California en San Diego “El glioblastoma” es la forma más común de cáncer cerebral y con frecuencia es letal; la mayoría de los pacientes mueren dentro de los dos años del diagnóstico.

Al igual que los tejidos sanos normales, el crecimiento y desarrollo de glioblastomas es impulsado por células madre que proliferan y dan lugar a otras células tumorales. Las células madre de glioblastoma son difíciles de matar porque pueden esquivar al sistema inmunológico del cuerpo y son resistentes a la quimioterapia y la radiación. Pero matar estas células es vital para prevenir que nuevos tumores resurjan después de que se haya extirpado quirúrgicamente el tumor original.

“Es tan frustrante tratar a un paciente tan agresivamente como sabemos, solo para ver que su tumor vuelve unos meses más tarde. Nos preguntamos si la naturaleza podría proporcionar un arma para atacar a las células que son las más probablemente responsables de este retorno”, dice uno de los autores, Milan Chheda, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington.

Un enfoque para matar células madre de cáncer implica el uso de virus que se dirigen específicamente a las células tumorales. El virus del Zika parece interrumpir el desarrollo del cerebro fetal dirigiéndose preferentemente a las células progenitoras y del tallo neural. Los efectos del virus en los cerebros adultos, que contienen menos células madre activas que los cerebros fetales en desarrollo, son generalmente mucho menos graves.

“Planteamos la hipótesis de que la preferencia del virus del Zika por las células precursoras neurales podría utilizarse contra las células madre de glioblastoma”, dice Michael Diamond, también de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, quien codirigió el estudio con Milan Chheda y con Jeremy Rich, de la Universidad de California, San Diego, y el ‘Cleveland Clinic Lerner Research Institute’.

Comente este artículo

Botón volver arriba