Sin categoría

¡Fallas de la evaluación de desempeño docente!

 

Por: Daygorod Fabián

Como parte – que soy –  del sistema público educativo dominicano las ansias eran notorias, para que se efectuara el PEDD (Proceso de Evaluación de Desempeño Docente), aspirando a que éste sumario arrojara nuestras debilidades y fortalezas dentro y fuera de las aulas. A partir de esas debilidades suponía que debe iniciarse un plan para que estas sean eliminadas.

La semana pasada culminó, al menos en mi demarcación educativa (Regional 13 de Montecristi, Distrito 02 de Guayubin), el referido proceso evaluativo y debo expresar mi insatisfacción en virtud de la laxitud con que fuimos evaluados los educadores. Las pruebas, desde mí óptica, no fueron lo suficientemente rigorosas como para detectar o medir el vuelo intelectual de cada educador, además de que en la primera etapa (un acompañamiento pedagógico de 45 minutos) me parece no ser tiempo suficiente para medir la calidad de un instructor a la hora de transmitir conocimientos y servir de guía en el proceso enseñanza  – aprendizaje.

La pifia más relevante resulta de informaciones de entero crédito que llegan a mis manos, en mis funciones periodísticas, relacionadas a varios Presidentes de Seccionales de la ADP (Asociación Dominicana de Profesores) que bajo subrepticias truculencias y colindancias políticas lograron obtener un 32% como incentivo de evaluación de desempeño, sin que antes sean evaluados. Dicho de otra forma por favoritismos políticos les entregarán todos los meses más de RD$14,000.00 pesos como motivación a sus excelentes labores educativas (que no realizan).

Un ejemplo de esto, de conformidad con mi fuente, es el Presidente de la Seccional Municipal de la ADP de Puerto Plata quien, según la nómina que tengo a mano, suministrada mediante la Ley de Libre Acceso a la Información Pública, da cuenta de las increíbles ventajas que éste ¿Educador? Posee en su seccional, entre las que figura (las ventajas) el incentivo económico que mencioné en el párrafo anterior.

Algo muy similar ocurrió con varios Técnicos Docentes (Rango superior al maestro de aulas), que sin ser evaluados se les colocó como incentivo económico un 18% de su salario base. En la mayoría de los casos equivalente a más de RD$18,000.00 pesos mensuales. La esencia de evaluar a los partícipes educativos es que cuando son detectadas las debilidades, que cité al inicio del escrito, los funcionarios pedagógicos inician planes tendentes a mejorar o eliminar estas debilidades, para que a su vez sean convertidas en fortalezas. Todo este proceso debe reflejarse en la calidad de la enseñanza.

Pero de prevalecer la lógica clientelar  – política, en el segmento educativo,  como producto de conciliábulos, es evidente que nuestra calidad educativa nunca mejorará.

 

Comente este artículo

Botón volver arriba