GeneralOpiniónPolitica

Historiador Bernardo Vega manifiesta que Peña Gómez ganó las elecciones de 1994, pero que el PLD negoció con Balaguer y le impidieron ser presidente de la República

Bernardo Vega dice que en ese proceso Leonel Fernández conoció a Joaquín Balaguer, y aunque ha sido beneficiario de la herencia política del viejo caudillo reformista, ahora no quiere tener la sombra de Balaguer y desea brillar con luz propia.

Por: Bernardo Vega

 

En las elecciones de 1994 el doctor Balaguer y sus seguidores hicieron trampas al doctor José Francisco Peña Gómez, y pese al apoyo de los Estados Unidos al PRD tratando de anular las elecciones, el líder reformista puso en práctica un intercambio de favores, llamado quid pro quo, de que lo dejaran en el poder y él apoyaría el derrocamiento de la dictadura militar de Raul Cedrás en Haití, que estaba siendo atacada por Naciones Unidas y Estados Unidos, dijo el historiador Bernardo Vega.

 

Autor del libro Las dolosas elecciones de 1994: Y sus coincidencias con el embargo contra Haití. Ensayo histórico, Bernardo Vega sostuvo que Peña Gómez y el PRD fallaron en demostrar el fraude, titubearon y se dejaron ganar la carrera por los reformistas y por los peledeistas, quienes negociaron un acuerdo que, finalmente, impidió que Peña Gómez fue electo presidente de la República en las elecciones de 1996.

 

Bernardo Vega dice que en ese proceso Leonel Fernández conoció a Joaquín Balaguer, y aunque ha sido beneficiario de la herencia política del viejo caudillo reformista, ahora no quiere tener la sombra de Balaguer y desea brillar con luz propia.

 

El historiador, que ya ha publicado 81 libros, dijo que Joaquín Balaguer representó la transición entre la dictadura de Trujillo y la democracia, pero que ese proceso fue excesivamente largo, innecesariamente largo.

 

“Si tuviera que escribir un epitafio para Joaquín Balaguer -cosa que no haré- diría que prolongó demasiado la transición, y no hizo cambios en las Fuerzas Armadas, no tuvo ni creó un partido democrático, y fue un dirigente personalista. Entonces ¿por qué emular a Joaquín Balaguer ahora?”, se preguntó.

 

Expresó que entrevistó a Joaquín Balaguer sobre temas de literatura, y era una persona muy diferente en ese sentido a su carácter político y de jefe de Estado. “Leonel Fernández y Luis Abinader, por ejemplo, no tienen el aspecto puramente cultural o intelectual que tuvieron Balaguer y Juan Bosch”, dijo Bernardo Vega.

 

Dijo que Balaguer, al gobernar 10 años entre 1986 y 1996, tampoco realizó cambios importantes y siguió siendo un caudillo personalista. Explicó que Balaguer trató de dar marcha atrás a los cambios que habían realizado los gobiernos del PRD (Salvador Jorge Blanco principalmente) en la estructura de la economía dominicana, pero no pudo hacer retroceder el país.

Botón volver arriba