NoticiasSalud

La Asociación Americana del Corazón ve «razonable» comer un huevo diario en personas sanas

La Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) ha determinado que comer un huevo entero al día es «razonable» dentro de una dieta saludable para el corazón de personas sanas. «En general, la ingesta de huevos no se asocia significativamente con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular», explican en un estudio publicado en la revista «Scientific Advisory».

Gran parte del colesterol en la sangre se produce en el hígado y se utiliza para construir células. Demasiado colesterol en la sangre contribuye a la formación de depósitos gruesos y duros en el interior de las arterias, un proceso que subyace a la mayoría de las enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Este meta-análisis, que incluyó ensayos aleatorios controlados de intervención dietética diseñados para probar la causa y el efecto, encontró que había una relación dosis-dependiente entre el colesterol dietético y los niveles más altos de colesterol LDL que obstruyen las arterias cuando el rango de colesterol dietético estaba más allá de lo que se come normalmente.

Esta relación persiste después del ajuste para el tipo de grasa dietética. Los estudios de alimentación incluidos en el meta-análisis proporcionaron alimentos a los participantes, de modo que los investigadores pudieron comprender con precisión lo que la gente come.

«La relación entre el colesterol dietético y el riesgo de enfermedad cardiovascular no puede ignorar dos aspectos de la dieta. Primero, la mayoría de los alimentos que contribuyen al colesterol en la dieta son usualmente altos en grasas saturadas, lo cual está fuertemente relacionado con un mayor riesgo de tener demasiado colesterol LDL. En segundo lugar, sabemos por muchos estudios científicos que los patrones dietéticos saludables para el corazón, como los de estilo mediterráneo, son inherentemente bajos en colesterol», explcia Jo Ann S. Carson, presidenta del Comité de Nutrición de la AHA.

Por ello, insta a consumir una dieta rica en frutas, verduras, granos enteros, productos lácteos bajos en grasa o sin grasa, aves, pescado o proteínas vegetales, nueces y semillas. «Las grasas saturadas de origen animal deben ser reemplazadas por grasas poliinsaturadas. Los alimentos ricos en azúcares añadidos y sal deben ser limitados», explica la investigadora.

Fuente: ABC Salud

Comente este artículo

Botón volver arriba