Ver Más Opiniones

Sobre la justicia, Blas Peralta y Altas Cortes

Por: Néstor Arroyo

La Justicia

Una justicia sin jueces, sufre la República Dominicana, sumida en un atolladero del cual parece no saldrá. Sin prestigio, sin credibilidad, sin cercanía con la población, sin norte.

La justicia dominicana es un lugar inhóspito, donde sus miembros están desorientados caminando a tientas y temiendo que su propia sombra les apuñale en la espalda.

Nuestra justicia sirve de poco, no tiene razón de ser. Y sin ella, sin una justicia capaz de servir de dique de contención al poder, en todas sus manifestaciones: político, ideológico, religioso, empresarial, económico (etcétera), no hay espacio para la esperanza. En cierta forma, justicia es sinónimo de esperanza. Sin una, no existe la otra.

Existen muchas excepciones en el sistema de justicia, incluso luminosas. Jueces “reales”, de carne y hueso, que ejercen sus funciones como un magisterio, sin bajar la cabeza ni arrodillarse al poder, pero que son “los menos” y están solos y sin participación en los estamentos de poder que dirigen “Al judicial”.

Blas Peralta

El populismo penal desplazó a la justicia en nuestros tribunales. Los jueces son autómatas. Blas Peralta es un monstruo creado por la sociedad política dominicana, alimentado por la corrupción, la impunidad y la cercanía del poder. Poder que luego no pudo controlarlo. Blas es una expresión de la violencia en la práctica política nacional y quizás, o sin quizás, debió estar antes, junto a sus socios políticos-empresariales, enfrentando la justicia. Ahora, en el proceso por la muerte del exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD, licenciado Mateo Aquino Febrillet, analizando de manera fría los hechos, junto a la normativa penal dominicana, no veo claro los 30 años impuestos. Y no es una defensa al señor Blas Peralta, sino a nuestro “sistema de justicia”. Obviamente, todo quedará igual e, incluso, si no fuera abogado diría que: “hasta poco le echaron”.

Altas Cortes

El proceso de elección de las denominadas “Altas Cortes” es un desafío y una oportunidad. Pero la clase política dominicana tiene poca vocación de sacrificio para beneficio colectivo.

Al respecto el PRM objetó, entre otros, al licenciado Román Jáquez, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica Santo Domingo. Y el PLD, de su lado, objetó al juez Alejandro Vargas, Coordinador de los Juzgados de Instrucción del D. N.

Tanto Jáquez como Vargas aspiran a ser jueces titulares del Tribunal Superior Electoral. Un error de ambos partidos. Lo del PLD era predecible, debido a la decisión emitida por el juez Vargas en el proceso Odebrecht. Objeción que motivó la declinación a sus aspiraciones realizada por este juez. Pero lo del PRM no se entiende.

Siendo Jáquez: capacitado, buen gerente, joven e independiente. El gran problema de los partidos: pasan facturas y objetan a todo el que no es “suyo”. Señales que indican que vamos por mal camino en el proceso de selección: habrá reparto e imperarán los acuerdos y las divisiones del “pastel”. Institucionalmente habremos dado “un salto hacia atrás” y perdido una invaluable oportunidad de avanzar.

Comente este artículo

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba