Politica

Lo que hemos aprendido sobre el juez Gorsuch en tres días de interrogatorio en el Senado

El elegido por Trump para la Corte Suprema demuestra elocuencia y sentido del humor, promete moderación e independencia, pero evita expresar opinión sobre los asuntos más controvertidos.

El juez Neil Gorsuch salió airoso de tres días de interrogatorio en el Senado para ocupar el sitio vacante en la Corte Suprema.

Su primera gran exposición pública en tres largos días revela un magistrado comedido, de ideas muy conservadoras y defensor feroz de su independencia. También un hombre elocuente, de tono amigable y con sentido del humor.

De momento, ningún senador demócrata se ha comprometido a votar por Gorsuch. Los republicanos tienen 52 votos en el Senado, pero necesitan 60 para la confirmación. Si no los consiguen, aseguran que cambiarán las reglas para que no sea necesaria esa mayoría. Pero la alteración de las normas es arriesgada ya que les afectará en el futuro cuando el equilibrio de partidos sea el contrario.

Con este atajo, es probable que Gorsuch sea elegido juez de la Corte Suprema. Éstos son algunos de los rasgos que ha mostrado en estos tres días de intenso interrogatorio.

No es un títere de Trump

Igual que hizo en privado, Gorsuch criticó varias veces durante su testimonio los ataques del presidente Trump contra los jueces. Siempre con los mismos adjetivos, escogidos con cuidado.

“Me importa mucho la independencia de la Justicia. Cuando alguien critica la honestidad o la integridad o los motivos de un juez federal me parece descorazonador y desmolarizador”, dijo al ser interrogado específicamente sobre los ataques de Trump contra los jueces que paralizaron su veto de entrada de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana. Utilizó los mismos adjetivos el martes y el miércoles.

Comente este artículo

Botón volver arriba