NoticiasVer Más Opiniones

Los 100 días de Luis

Por: Juan Taveras Hernández

Dicen que “escobita nueva barre bien”. Los cien días del presidente Luis Abinader han sido fundamentalmente buenos. Lo dice la gente mayoritariamente. Lo dicen las encuestas. Lo dicen los hechos. Lo digo yo. Lo dice usted. Lo dicen los dominicanos de buena voluntad, los que hemos visto un cambio en la manera de conducir el Estado, una voluntad política para transformar la sociedad dominicana aún en medio de la terrible crisis económica y sanitaria que abate la nación.

El presidente Abinader que siga barriendo lo bueno hacia adentro, lo malo hacia afuera aunque venga de adentro, pero sin permitir que sus acciones sean el resultado de las fuerzas mediáticas que presionan y chantajean para que actúe en función de sus intereses, no de los intereses del país.

En estos cien días hemos visto a un presidente trabajando día y noche enfocado en la solución de los problemas, recorriendo todo el territorio nacional, provincia por provincia, municipio por municipio, barrio por barrio, para saber lo que ocurre en cada lugar y dándole soluciones a sus males.

Un presidente cercano, comunicativo, humano, escuchando a la gente, aprendiendo de la gente para ser un buen mandatario, como debe ser, sin permitir que se le suba el poder a la cabeza y se crea más igual que sus iguales, marcando así una diferencia con sus antecesores.

Dije durante la campaña electoral que me conformaba con un gobierno “decente”, que se respetara y respetara a los electores, que cumpliera la Constitución y las Leyes, y las hiciera cumplir a toda costa, creando un régimen de consecuencia para todos, sin excepción.

Dije además, que me sentiría pagado si la transparencia estuviera presente en el manejo de los recursos del Estado, si la corrupción no tuviera cabida, si los corruptos del pasado y los del presente eran castigados ejemplarmente.

“El dinero alcanza cuando no se lo roban”, ha dicho el presidente Abinader. Y es verdad, ya lo estamos viendo.

El país se está economizando cientos, miles de millones de pesos que antes se llevaban los funcionarios en los bolsillos en complicidad con determinados empresarios. Más de cien mil millones que se llevaba la corrupción todos los años, serán invertidos en obras de bien social. Luís Abinader no permitirá que se roben el dinero del pueblo. Quien lo intente en su gobierno pagará caro su crimen. Así espero que sea durante todo su mandato.

La práctica hace al maestro. Luís está aprendiendo como “ser presidente”, como muchos dirigentes del PRM deben aprender como “ser funcionarios”. Cometerán errores, lo corregirán en el camino, espero, dejando una impronta positiva en la mayoría de los casos. (Nadie nace sabiendo).

Comente este artículo

Botón volver arriba