NacionalNoticias

Los asesinatos de los comunicadores Leo Martínez y Luis Manuel Medina; denuncia la corrupción dentro del CEA

Santo Domingo.-  Con alto sentido de solidaridad; sin tapujo, directo, llamando los hechos con claridad espeluznante, con responsabilidad, presenta el periodista Cesáreo Silvestre  Peguero un documental logrado con profesionalidad periodística,  sobre las muerte de los comunicadores Leoninas Martínez (Leo) y Luis Manuel Medina, ambos abatido sádicamente la mañana del martes 14 de febrero del 2017, Día de San Valentín, Día del Amor y la Amistad, dentro de la estación de radio donde laboraban, en la ciudad de San Pedro de Macorís. En su accionar criminal el psicopado homicida hirió de varios disparos a la secretaria de la emisora Dayana Isabel García, quien logró sobrevivir milagrosamente.

El documental realizado por el periodista Cesáreo Silvestre Peguero recoge testimonio, declaraciones, denuncias, y más; demuestra el miedo de las viudas de los comunicadores abatidos quienes se muestran renuente a dar cualquier tipo de declaraciones en torno a los hechos. Y lo peor, la actitud cobarde, intolerante, irresponsable y de falta de solidaridad de los ejecutivos de la estación de radio F.M`103, el nacional chino Joaquín Cheo, propietario de la mencionada emisora, y el locutor Kenny Justiniano, director de la misma, quienes con desdeño y desprecio se negaron a dar alguna declaraciones de condena o algún comentario de los hechos que costó la vida de sus compañeros de trabajo; se negaron rotundamente a emitir ningún tipo de declaración; asumieron una postura indigna, pues, por lo menos debieron aprovechar el espacio para exaltar la memoria y la impronta de Martínez y Medina como comunicadores o locutores de la emisora. Nada al respecto, reaccionaron con odio y desprecio contra el periodista Cesáreo Silvestre, en un comportamiento a todas luces repugnante.

Cesáreo Silvestre dedicó horas de jornadas contactando personas que pudiesen darle alguna declaración importante sobre los acontecimientos. Entrevistó periodistas a los que le tomó declaraciones condenatoria en torno a los crimines cometido por Joselito Rodríguez, una de las tantas víctimas del tinglado de mafia, robo, delincuencia y corrupción dentro del Consejo Estatal del Azúcar bajo la conducción de los Directores Ejecutados Enrique Martínez, Francisco Matos y Pepe Domínguez, quienes convirtieron esa entidad descentralizada del Estado dominicano en una entidad dedicada al robo, delincuencia, engaño, estafa y saqueo de sus tierras, inmuebles y propiedades. Fue el predominio de esa asociación inescrupulosa y mafiosa que motivó el asesinato de los comunicadores. Se dice que éstos, dada su influencia social, decidieron mediar en procura de que a Joselito le devolvieran los millones de pesos que le había entregado al nombrado Ramón Rosario Piantini, alias Pin, un reconocido testaferro de Pepe Domínguez, y protagonista de primera fila desde delincuencia y las operaciones gansterismo que éste encabezaba al frente del CEA.

Día ante de los hechos trágicos, el victimario había ido a la emisora donde en ese momento era entrevistado Pepe Domínguez en su condición de Director del CEA, indignado, colérico, llegó al lugar al reclamar el dinero que los delincuentes del CEA le habían quitado disque para conseguirles unos terrenos donde él pensaba instalar una escuela de béisbol; fue en ese trance de tensión donde los comunicadores Leo Martínez y Luis Manuel Medina se ofrecieron como mediadores para evitar una situación de fuerza. El resultado: el afectado tomó represalia de venganza contra los mediadores entendiendo que con su acción llamaría la atención de las autoridades superiores al tiempo que se cobraba con sangre la estafa y engaño de que había sido víctima. Tres inocentes pagaron las consecuencias del festival de latrocinio, felonía, estafa y engaño de la asociación de ladrones que en los últimos años ha venido dirigiendo el Consejo Estatal del Azúcar-CEA-.

Ante la repercusión nacional e internacional del asesinato de los dos comunicadores el viernes 17 de febrero 2017, y desde el Palacio Presidencial, el presidente de la república Danilo Medina Sánchez anunció la suspensión del director del Consejo Estatal del Azúcar (CEA) José Joaquín Domínguez Peña (Pepe Domínguez) y la creación de una comisión especial para investigar lo sucedido en San Pedro de Macorís, la misma crónica noticiosa informaba no la cancelación del corrupto Director del CEA sino de su suspensión. También se informó la designación de una comisión encabezada por el consultor jurídico del poder ejecutivo, Flavio Darío Espinal, e integrada además, por José Dantes Díaz, director ejecutivo de la Comisión Permanente de Titulación de Terrenos del Estado y Lidio Cadet, director de Ética e Integridad Gubernamental, quienes en un plazo de una semana deberán rendir un informe al mandatario y sus recomendaciones, sobre la operación de compra y venta de los terrenos del CEA, que alejadamente se relacionan a los hechos.

Tras este anuncio diversos sectores de San Pedro de Macorís pusieron en dudas que prosperara cualquier investigación sobre las ventas multimillonaria de tierras, e inmuebles ejecutadas en las administraciones de Enrique Martínez, Francisco Matos y Pepe Domínguez, respectivamente.

Para muchos la suspensión de Pepe Domínguez al frente del CEA fue una estrategia para proteger los corruptos y ladrones y apaciguar los ánimos públicos.

El resultado de la investigación fue amañado, irresponsable, pues si bien reconoció el entramado delincuencial en las ventas fraudulentas de las tierras del CEA no recomendó ningún tipo de sanción para los involucrados.

Entre las cientos de víctimas de las estafas, engaños y robos en el CEA se encuentra la estrella del béisbol Robinson Canó quien reclama miles de terrenos que compró que nunca le han entregado y que el hoy nuevo Director del CEA ingeniero Pedro Mota reconoció en rueda de prensa que las mismas ya estaban arrendadas al momento de vendérsela.

Otra víctima importante ha sido el popular artista conocido como El Jeffrey quien denunció que en la gestión de Pepe Domínguez en el CEA fue estafado al comprar tierras que nunca le han sido entregados.

Una investigación de la Cámara de Cuentas arrojó irregularidades por RD$ 132 millones en el CEA. La pesquisa identificó cheques emitidos sin ningún tipo de soporte a través de nóminas de Ayuda Especial, con sueldos entre los RD$ 3 000 y RD$ 20 000, durante los meses de enero-agosto del 2012, para un total de RD$ 12 559 830.

El ministro sin cartera Bautista Rojas Gómez, criticó que se vendan tierras del CEA para pagar la nómina y anuncio que el CEA pagará a empleados mediante auditorías

Secuencias de imágenes de los tres directores del CEA en la administración gubernamental del Partido de la Liberación Dominicana en la presidencia de Leonel Fernández Reyna y Danilo Medina Sánchez, ellos han sido Enrique Martínez, Francisco Matos y Pepe Domínguez. De izquierda a derecha, Pepe Domínguez, Francisco Matos y Enrique Martínez, jefes, responsables de todo el saqueo y el robo que ha sufrido el Consejo Estatal del Azúcar en los gobiernos del PLD.

Pese a las constantes denuncias de los afectados sobre el saqueo y robo de las tierras del CEA Pepe Domínguez y Pin permanecieron en sus cargos. Solo la repercusión y conmoción del asesinato de los comunicadores pudo forzar su remoción del CEA; pese a ello Pepe Domínguez permanece con su escolta y su sueldo. A pesar de las evidencias y pruebas del robo y saqueo de las tierras del CEA ningún funcionario involucrado en esos hechos ha sido ni investigado ni sometido a la acción de la justicia.

Foto de Ramón Rosario Piantini, alias Pin, señalado como el jefe de operaciones de la asociación de delincuentes que opera dentro del CEA despojando a legítimos propietarios de terrenos e inmuebles, y sembrando el terror por donde pasa el grupo de malvados. Se ha denunciado que los anti sociales le han propinado palizas a personas que se han mostrado renuente al despojo, otros han sido torturados, sometidos a acoso, hostigamiento, amenazas. La banda criminal actúa con abierta protección oficial. Se movilizan fuertemente armados cual fuerza para-militar-policial, exhibiendo todo tipo de arma, en medio de una pedernalina intimidatoria.

El trabajo periodístico de Cesáreo Silvestre presentado en esta documental evidencia claramente el grado de descomposición e inmoralidad que caracteriza la administración pública en República Dominicana donde con frecuencia trascienden constantes escándalos de casos de corrupción de los funcionarios gubernamentales. Robo, saqueo, delincuencia, depredación, por toda parte es lo que se ve en el ejerció gubernamental.

Este documental tiende a convertirse en una pieza histórica como prueba y testimonio de la operatividad delincuencial existente en una institución del Estado dominicano: El Consejo Estatal del Azúcar r-CEA- , cuyo patrimonio ha sido saqueado imperturbablemente por sus Directores Enrique Martínez, Francisco Matos y Pepe Domínguez, estos intocables funcionarios, carente del mínimo escrúpulo moral, han actuado a sus anchas al frente del CEA, protegido por sequitos de guardaespaldas pagado con el dinero del pueblo contribuyentes, hoy exhiben cuantiosas fortunas y bienes incapaz de demostrar su procedencia honrada. El patrimonio personal que hoy ostentan son pruebas claras del lavado de activo; pero ellos saben que ninguna autoridad actual lo cuestionará, cuentan con el apoyo de la gestión

gubernamental del partido al que pertenecen, y por lo tanto, son vacas sagradas, y nada le pasará, mientras tanto, seguirá latente en el recuerdo aquel 14 de febrero enlutado por la sangre de los comunicadores Leónidas Martínez y Luis Manuel Medina, quienes cayeron abatido injustamente como consecuencia de la delincuencia y la corrupción prevaleciente dentro del Consejo Estatal del Azúcar. La historia final espera justicia…

Una multitud de pueblo despidió los restos a los comunicadores asesinados Leo Martínez y Luis Manuel Medina, durante su trayecto hacia la morada eterna, la multitud, el pueblo, demandaba, reclamaba, con fuerza de pueblo, justicia, justicia, justicia…

 

Comente este artículo

Botón volver arriba