NoticiasSalud

Los cerebros con características andróginas son más comunes de lo que se pensaba

Inglaterra.– Los cerebros con características andróginas son más comunes de lo que se pensaba según un estudio realizado por científicos de varios países publicada en Cerebral Cortex, se analizaron las características femeninas y masculinas del cerebro y se comprobó que no son tan diferentes, además, detalló que esta cualidad está ligada a una mayor flexibilidad cognitiva, competencia social y salud mental.

Aunque existen rasgos que son caracterizados como femeninos y masculinos, vinculados con normas y expectativas sociales, las diferencias no son tan marcadas, lo que significa que los cerebros de mujeres y hombres no son tan diferentes.

Para comprobar esta característica andrógina fue creado un continuo cerebral a través de un algoritmo de aprendizaje automático y datos de neuroimagen, que fue probado en 5.125 mujeres y 4.495 hombres. De esa manera, se comprobó que aunque los cerebros son similares, la conectividad entre sus distintas áreas difiere.

Así descubrieron que su distribución era a través de todo el continuo más que en ambos extremos. En una submuestra identificaron a cerca del 25 % como masculino, igual cantidad como femenino y 50 % como andrógino, ya que se ubican en el centro. Junto a esta característica, los autores señalaron que esa mitad presentaba menor cantidad de síntomas vinculados con la salud mental, como depresión y ansiedad, en comparación con los que estaban en los extremos.

Para adaptarse al entorno, las personas necesitan también tener bienestar mental, flexibilidad y ser capaces de utilizar un amplio rango de estrategias de vida. Aquellas personas con cerebros andróginos son las más capaces de lograrlo.

A esta conclusión se llegó tras realizar un meta análisis de 78 estudios con unos 20.000 participantes que arrojó que los hombres que tienen comportamientos típicamente masculinos son más propensos a sufrir alteraciones psiquiátricas, como depresión, abuso de sustancias, soledad, sensación de aislamiento o falta de conexión social, entre otros.

Las mujeres también padecen las consecuencias, ya que por ejemplo, deben dejar de lado sus aspiraciones laborales por tratarse de un rubro dominado por hombres o se tienen que hacer cargo de las tareas domésticas. Por el contrario, una persona andrógina no es influenciada por estos estereotipos de género en la misma proporción.

Estas cualidades no son fijas, ya que el estudio comprobó que las características del cerebro pueden cambiar a lo largo de la vida, por lo que es necesario realizar más pruebas para comprender cómo los factores del entorno afectan a los de personas andróginas.

Comente este artículo

Botón volver arriba