NoticiasVer Más Opiniones

Luis y la Ley 28-01

Por: César Duvernay

Mañana el Congreso conocerá el proyecto para sustituir la Ley 28-01 que creó una Zona Especial de Desarrollo Fron­terizo (ZEDF), perimida tras de 20 años de tortuosa vigencia y cuya exten­sión no pudo lograrse por los intereses económi­cos involucrados.

Los escudos (y escuderos) de los que estaban en contra como a favor del régimen especial de incentivos, facilidades y exenciones impositi­vas para las empresas que se instalen en las pro­vincias Pedernales, Independencia, Elías Piña, Dajabón, Monte Cristi, Santiago Rodríguez y Bahoruco, impidieron tanto su prórroga, como su modificación.

Un pleito de tanto peso en pesos que también enfrentó a senadores y diputados quienes radi­calizaron sus posturas con insultos y descalifi­caciones incluidas. Un panorama sombrío para una frontera donde lo único que abunda es la escasez y donde independientemente a la ne­cesaria revisión o adecuación del texto, la 28-01 constituía un paliativo para la deprimida zona. Sin embargo, la inclusión del presidente Luis Abinader al tema logró lo que parecía imposi­ble, y a fuerza de liderazgo, reunido con legis­ladores de ambas cámaras, anunció el consen­so para dar continuidad a la ZEDF. La de Luis, quien estuvo dispuesto a mantener la ZEDF en base a decreto si hubiese sido necesario, fue una intervención oportuna y valiente, pero sobreto­do nacionalista y amparada en la Constitución de la República que en su artículo 10 manda a poner especial atención al desarrollo y valoriza­ción de la frontera.

Comente este artículo

Botón volver arriba