Opinión

Ni reposar ni reposando


Por: José Pimentel Muñoz

Como la lucha contra la corrupción en el país es tema prioritario en estos momentos, debe brindarse permanente y especial seguimiento al funcionamiento de la Contraloría General de la república.

Los reportes que semanalmente está ofreciendo ese organismo respecto a su trabajo diario, merecen ser bien analizados y valorados por todas las instituciones y ciudadanos interesados en el tema.

El Informe Semanal de Gestión de la Contraloría debe ser procurado, leído y desmenuzado para que se entienda que hay una verdadera intención gubernamental contra la corrupción.

Escudriñando en los informes de las últimas semanas, he visto que (por ejemplo, en el lapso del lunes 24 al 28 de abril) fueron abiertas dos unidades de auditoría interna en la Empresa Distribuidora de Electricidad del Sur (Edesur) y en la Dirección de Servicios de Emergencias Extrahospitalarias (Daeh). Además, se realizaron 176 arqueos de caja chica en 92 instituciones. También, se efectuaron 63 arqueos de caja general en 38 instituciones y fueron verificadas 1636 Recepciones de Bienes en 198 entidades.

Así es semana por semana.

Un trote incesante para el que, evidentemente, falta más personal. Importante es poner de relieve que la Contraloría cuenta con la Dirección de Unidades de Auditoría Interna (UAI), que mantiene ramales operando con normalidad en 259 instituciones.

Este informe semanal es clara evidencia no solo de que la Contraloría General de la República se ha dinamizado sino de que tiene marcado propósito de enterar de sus pasos a la comunidad nacional.

Félix Santana García, responsable de ese reimpulso del organismo fiscalizador, quien parece no estar dormido ni durmiendo en el importante cargo, anunció hace poco que se hará de público conocimiento en la página web www.contraloria.gob.do, los resultados de todos los informes y auditorías que se practique a las distintas instituciones del Estado.

Habrá, por tanto, material de dominio público para análisis, comentarios, críticas y elogios, lo que puede calificarse de eficaz trasparencia gubernamental.

 

 

 

 

 

 

 


Botón volver arriba