InternacionalNoticias

Partido de Uribe se convierte en la primera fuerza política del Congreso de Colombia, FARC fracasa en su debut a primeras elecciones

Bogotá. –Los colombianos eligieron este domingo un nuevo Congreso. Se cumplió la expectativa de un triunfo mayoritario de la derecha opuesta al pacto de paz con las FARC, la ex guerrilla que se estrenó como partido en las urnas. Fue la primera vez en 50 años que la cuarta economía de Latinoamérica acudió a las urnas sin la amenaza de los grupos rebeldes.

El partido Centro Democrático, fundado por el ex presidente colombiano Álvaro Uribe, se convirtió en la primera fuerza política en el Congreso de Colombia tras las elecciones, al ser el movimiento con más senadores y el segundo con más representantes a la Cámara. Con el 94,08 % de los votos al Senado escrutados, el Centro Democrático obtenía el 16,56 % de los sufragios, lo que le garantiza 19 escaños.

Por su parte, el partido colombiano FARC, nacido tras la desmovilización de esa guerrilla, sufrió una dura derrota en las elecciones legislativas, su primera cita con las urnas en las que conseguía 49.170 (0,34%) para el Senado.

La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) quedaba, así como el decimocuarto partido más votado a la Cámara Alta, muy lejos del primero, sus grandes detractores del Centro Democrático.

El resultado fue peor para la Cámara de Representantes con 30.643 votos, el 0,22 % del total, lo que le ubica en la vigésima posición entre los partidos que comparecen a ese órgano de circunscripción territorial.

Sin embargo y pese a este resultado, la FARC contará con diez asientos en el Congreso, cinco en el Senado y cinco en la Cámara en virtud del acuerdo de paz que les garantiza esos escaños durante dos legislaturas consecutivas.

La jornada electoral

Los electores decidieron en calma el Parlamento con el que gobernará el futuro sucesor del presidente Juan Manuel Santos que surgirá de las elecciones de mayo y junio próximo, y que será clave para la implementación del acuerdo con los ex rebeldes.

La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), el partido surgido de las exitosas negociaciones de paz, se midió por primera vez en unas votaciones.

Aunque ya tenía garantizada una representación en el próximo Congreso bicameral (10 de 280 escaños), este movimiento debió abandonar la carrera por la presidencia a raíz de la delicada enfermedad coronaria de su líder y candidato, Timochenko.

“Es la primera vez que en mi vida voto y lo hago por la paz”, señaló Pablo Catatumbo, futuro senador de la FARC y quien se incorporó a la lucha rebelde en 1975.

Los comicios, que también se desarrollaron en medio de la tregua unilateral del Ejército de Liberación Nacional (ELN), marcaron el inicio de la contienda para definir el próximo presidente el 27 de mayo.

Y aunque fueron unas elecciones cargadas de simbolismo para los 7.000 ex guerrilleros que se desarmaron el año pasado y que hora votan, las fuerzas de la derecha, en cabeza del ex presidente y senador Álvaro Uribe, fueron las protagonistas.

Las encuestas proyectaban el triunfo del Centro Democrático, el partido de Uribe, y de otros movimientos opositores a Santos que prometen modificar el acuerdo firmado con las FARC a finales de 2018.

Aunque difícilmente podría reformar lo sustancial del acuerdo de paz, la victoria de la derecha dura genera incertidumbre frente a la implementación del sistema de justicia pactado con la ex guerrilla para atender a los millones de víctimas de la guerra.

“Solo el hecho de no implementar lo que se ha firmado, sería suficiente para que este acuerdo no tenga consecuencias”, señaló el analista Frédéric Massé.

En ese sentido, el mayor problema serían los proyectos pendientes que reglamentan los compromisos asumidos con la ya disuelta guerrilla, que incluyen reformas rurales y políticas.

Quienes cumplan con los compromisos de verdad y reparación y desistan de volver a las armas, podrán recibir penas alternativas a prisión.

Y esto es precisamente lo que más irrita a Uribe y a los sectores que se impusieron en el plebiscito sobre el pacto de paz, obligando a renegociar algunos puntos. Aun así, nunca quedaron satisfechos.

Las legislativas repercutirán además en la disputa presidencial. Este domingo las principales tendencias definieron sus candidatos en consultas interpartidistas.

Por la derecha el favorito es el senador Iván Duque, del Centro Democrático, ahijado político de Uribe.

En la otra orilla, el exalcalde de Bogotá y exguerrillero Gustavo Petro tiene prácticamente asegurado su triunfo.

Las consultas se han visto manchadas porque en varias zonas se acabaron los tarjetones. Los candidatos han señalado presuntos “fraudes”, “sabotaje” y “trampa” ante esta eventualidad, que la Registraduría achaca a problemas presupuestales y el gobierno a “problemas de distribución”.

Duque, Petro y el exalcalde de Medellín Sergio Fajardo (centro) lideran la intención de voto en los sondeos.

Los resultados de esta jornada, a la que estuvieron convocados más de 36 de los 49 millones de colombianos, dieron luz sobre la bancada con la que contará el sustituto de Santos.

 

Comente este artículo

Botón volver arriba