NoticiasSociales

Piden dialogar para mantener el desarrollo del cine

Santo Domingo.- Tal y como se escribió en estas mismas páginas hace varios días, la Ley de Cine parece ser el blanco del tiro a la diana de algunos tecnócratas. El golpe parece venir a través del Presupuesto del 2018, al limitar las exenciones de las que goza la joven industria que debería ser cuidada como la niña de los ojos porque, además de dar prestigio y otros beneficios, ha sido capaz de aportar a la economía dominicana RD$1,041.3 MM, gracias a siete proyectos extranjeros a través del artículo 39 y 55 proyectos que no aplicaron al incentivo de la Ley de Cine.

Hoy por hoy, los cineastas dominicanos son insanamente envidiados por técnicos economistas, y sanamente envidiados por sus colegas de muchos países, entre ellos los cineastas cubanos, quienes a pesar de múltiples esfuerzos no han logrado que el gobierno les apruebe una Ley de Cine.

Países como Colombia, Argentina o Panamá blasonan leyes de cine que han traído múltiples beneficios y excelente prestigio a esas naciones.

Alfonso Rodríguez, destacado productor, director y actor cinematográfico, opinó que algunos de los que opinan en contra de la Ley no saben nada de cine. “No tienen la menor idea de lo que se ha convertido la industria del cine… No saben que somos la subvención menor que tiene el Estado dominicano. La única por debajo es la de energías renovables. Pero la menor cantidad de dinero que se dedica a una industria en subsidios es esa, y la del cine”, afirmó.

El prestigioso actor que protagoniza por estos días en las pantallas de los cines la película Luis, de Archie López, confirmó: “Aun así más de 12 mil personas viven de la industria del cine indirectamente. Y directamente más de 4 mil personas”, apuntó.

Y confesó: “Antes de la Ley no pagábamos impuestos. Hacíamos películas con una funda llena de dinero, ni pagábamos retención del 10%, ni pagábamos Itbis, ni absolutamente nada. Hoy somos una industria organizada, que paga el 28% de todo lo que se subsidia en impuestos. Y lo otro queda en manos de cuatro mil personas que salen a la calle a comprar gasolina, comida, ropas, carro, a pagar el 18% también en todo lo que compran. O sea que cuando vienes a ver es apenas un 35% de subsidio lo que aportan”, estimó.

Y lamentó: “Todo lo que funciona en este país, lo quieren dañar”.

Comente este artículo

Botón volver arriba