GeneralInternacional

Presidente de Irán Ebrahim Raisi pierde la vida tras precipitarse helicóptero en que viajaba; hallan su cadáver en lugar de accidente


Nueva York – El presidente iraní, Ebrahim Raisi, el ministro de Relaciones Exteriores del país y otras personas fueron encontradas muertas en el lugar de un accidente de helicóptero el lunes después de una búsqueda de horas a través de una región montañosa y brumosa del noroeste del país, informaron los medios estatales. Raisi tenía 63 años.

El accidente se produce en momentos en que Oriente Medio sigue inquieto por la guerra entre Israel y Hamás, durante la cual Raisi, bajo el mando del líder supremo, el ayatolá Ali Jamen, lanzó un ataque sin precedentes con aviones no tripulados y misiles contra Israel el mes pasado.

Bajo el mandato de Raisi, Irán enriqueció uranio más cerca que nunca de los niveles de grado armamentístico, lo que aumentó aún más las tensiones con Occidente, ya que Teherán también suministró drones portadores de bombas a Rusia para su guerra en Ucrania y a grupos de milicias armadas en toda la región.

Mientras tanto, Irán se ha enfrentado a años de protestas masivas contra su teocracia chií por su maltrecha economía y los derechos de las mujeres, lo que hace que el momento sea mucho más delicado para Teherán y el futuro del país.

La televisión estatal no dio una causa inmediata del accidente en la provincia iraní de Azerbaiyán Oriental. Entre los muertos estaba el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Hossein Amirabdollahian, de 60 años.

También estaba el gobernador de la provincia iraní de Azerbaiyán Oriental y otros funcionarios y guardaespaldas, informó la agencia estatal de noticias IRNA.

A primera hora de la mañana del lunes, las autoridades turcas publicaron lo que describieron como imágenes de drones que mostraban lo que parecía ser un incendio en el desierto que «sospechaban que eran restos de un helicóptero». Las coordenadas enumeradas en las imágenes sitúan el incendio a unos 20 kilómetros (12 millas) al sur de la frontera entre Azerbaiyán e Irán, en la ladera de una montaña empinada.

Las imágenes publicadas por la IRNA el lunes temprano mostraban lo que la agencia describió como el lugar del accidente, a través de un valle empinado en una cadena montañosa verde. Los soldados que hablaban en el idioma local azerí dijeron: «Ahí está, lo encontramos».

El propio Jamenei instó al público a rezar el domingo por la noche.

«Esperamos que Dios el Todopoderoso devuelva al querido presidente y a sus colegas en plena salud a los brazos de la nación», dijo Jamenei, provocando un «amén» de los fieles a los que se dirigía.


Botón volver arriba