NoticiasPolitica

PRM se convierte en el aliado circunstancial de la lucha de poder entre Leonel y Danilo

Santo Domingo. – El Partido Revolucionario Moderno (PRM) hasta ahora ha desarrollado una estrategia que, si se mide por el crecimiento electoral según las encuestas, ha tenido resultado, pero falta que esa intención de los votantes llegue a las urnas el día de las elecciones cuando se hace “la verdadera encuesta”.

El partido opositor se ha convertido en un aliado circunstancial de la pugna por el poder entre el presidente Danilo Medina y el expresidente Leonel Fernández.

Hasta ahora, no se ha medido en las urnas si finalmente el manejo político que ha dado el PRM a la división del PLD se reflejará en las votaciones, pero el crecimiento de la organización y de sus candidatos lo reflejan al menos tres encuestas publicadas este año.

El PRM ha hecho alianzas con ambos políticos en temas de grandes debates como la ley de Partidos Políticos, el rechazo a la reforma constitucional para la reelección de Medina, la implementación del voto automatizado y ahora con el diálogo que encabeza el Consejo Económico y Social (CES) que cuenta el respaldo del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y al que asiste el PRM, pero con fuertes objeciones por razones constitucionales y de legitimidad, de Leonel Fernández y sus partidos aliados.

En un comunicado, Paliza sostuvo que el Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) sostuvo que el sábado 29 de febrero un representante de la entidad empresarial comunicó la disposición del Gobierno a participar en un diálogo coordinado por la Comisión Ejecutiva del Consejo Económico y Social de la República Dominicana y que, aunque el gobierno rechazó su sugerencia aceptan participar.

Con esa acción, el PRM se distancia de las acciones conjuntas que habían llevado 14 partidos de oposición luego de la suspensión de las elecciones del 16 de febrero que incluyó una marcha encabezada por Abinader y Fernández. La decisión del principal partido de oposición generó disgusto en el sector Fernández porque supuestamente habría aceptado sin previa consulta con sus partidos aliados con quienes había decidido emprender acciones conjuntas para un sistema electoral transparente y equitativo.

Una semana antes de las fallidas elecciones del 16 de febrero, 14 partidos de oposición hicieron un acuerdo para defender el voto en las mesas. No es la primera vez que el PRM abandona las posturas conjuntas de sus aliados de la oposición para hacer acuerdos con el sector del presidente Medina.

Previamente, el tema más conflictivo desde el punto de vista electoral fue el método de votación automatizado que fue radicalmente rechazado por Fernández y sus seguidores, pero el PRM no fijó posición ni a favor ni en contra, pero sí hizo observaciones para mayor seguridad. El sector de Hipólito Mejía ene l PRM le dio apoyo total al sistema de voto electrónico.
Finalmente, un fallo en ese sistema de votación provocó la suspensión de los comicios y posterior crisis política.

Para la aprobación de la Ley de Partidos, el PRM de Luis Abinader hizo causa común con Leonel Fernández para que la iniciativa no fuese aprobada con primarias abiertas y simultáneas obligatorias para todos los partidos que impulsaba el presidente Danilo Medina. Cuando Media no logró los votos para la iniciativa, entonces propuso primarias simultáneas abiertas y cerradas organizadas por la JCE y así logró el apoyo del PRM para aprobar esa iniciativa que fue rechazada por Fernández. La ley resultó inconstitucional y al menos diez artículos han sido anulados por el Tribunal Constitucional que van desde prisión por el delito de opinión, limitar las alianzas a partidos nuevos y exigir que deben ser los estatutos de los partidos los que establezcan el método de selección de los candidatos.

En esa ocasión, el PRM fue fuertemente criticado por todos los partidos de oposición con quienes había emprendido acciones conjuntas desde las elecciones del 2016. Los partidos minoritarios aliados al PRM consideran que la Ley de Partidos que se aprobó solo beneficia a los mayoritarios y de manera conjunta sometieron recursos de inconstitucionalidad ante la TC y lograron anular varios artículos.

Superado el impasse de la Ley de Partidos, Fernández y Abinader volvieron a unir esfuerzos en contra de la reforma a la Constitución para la reelección del presidente Medina, que incluyó que ambos encabezaran protestas frente al Congreso Nacional.
Despejado ese camino cuando el presidente Medina anunció que no se repostularía, el expresidente Mejía hizo una propuesta de cambiar la Constitución para habilitar al presidente de la República para que sea candidato presidencial en el 2024.

Abinader no fue radical en contra de esa propuesta y Fernández dijo que no era momento de hablar de reforma a la Constitución.

Alianza electoral

Luego de la división del PLD, el PRM hizo una alianza en 23 provincias con la Fuerza del Pueblo y otros 12 10 partidos para presentar candidaturas a la senaduría en común. El PRM encabeza la alianza en 13 provincias y Fuerza del Pueblo en diez.

Hasta ahora, el expresidente Fernández ha tenido un discurso radical en contra de la “cúpula palaciega” o “viejo partido” como ahora denomina a sus antiguos compañeros, pero al PRM no lo toca ni con el pétalo de una rosa, a pesar de que compite por la Presidencia con Abinader.

Lo propio ocurre con el PLD, que se ha concentrado en atacar la candidatura de Fernández a pesar de que hasta ahora todas las encuestas lo colocan en tercer lugar. Respecto a Abinader es crítico, pero no tanto como sí ocurre con el expresidente.

 

Botón volver arriba