NacionalNoticias

Procuraduría afirma que las fechas de los depósitos a Único Real State coincidían con los hechos a las asignaciones presupuestarias y pagos de nómina a militares, porque el objetivo era ocultar los bienes ilícitos adquiridos por el general Adán Cáceres

Santo Domingo. – La Procuraduría General de la República afirmó que el objetivo del entramado corrupto era ocultar los bienes ilícitos adquiridos por los imputados involucrados, para ser posteriormente introducidos al mercado, a través de Único Real Estate.

Según el Ministerio, Rossy Guzmán tiene el 60% de las acciones y su hijo Tanner Flete Guzmán, posee el resto.

Asimismo, aseguró que el rol de estas compañías era “blanquear” las actividades ilegales del grupo, en instituciones como el Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur) y el Cuerpo Especializado de Seguridad Presidencial (CUSEP).

“Las fechas de los depósitos a Único Real State son interesantes, porque coincidían con los depósitos de las asignaciones presupuestarias y los pagos de nómina a militares”.

Señalan que Único Real Estate, a pesar de que mantenía la fachada de una compañía de compra y venta de bienes raíces, sólo se dedicaba a la adquisición de bienes, ya que no hay reportes ninguna actividad comercial que caracterizan a estas empresas.

De acuerdo al Ministerio Público, Rossy Guzmán y su hijo no solo eran los únicos accionistas de la mencionada compañía, sino que también eran sus únicos empleados.

Informan que ambos trabajaban en el CUSEP bajo las órdenes de Cáceres Silvestre, quien fue el titular de esa entidad durante los gobiernos de Medina.

También, enseñó que contra los procesados pesan acusaciones de asociación de malhechores, estafa contra el Estado dominicano, coalición de funcionarios, falsificación de documentos públicos, lavado de activos provenientes de actos de corrupción y porte y tenencia ilegal de armas de fuego.

 

Botón volver arriba