NoticiasPolitica

Procuraduría General de la República canta canción de cuna para dormir y engavetar los casos de corrupción administrativas

Santo Domingo.- La Procuraduría General de la República canta canciones de cuna y mese con su va y ven los temas de corrupción administrativa, para así dormir y engavetar los casos que han causado revuelta en la sociedad civil y que escandalizaron a gran parte de la población.

Los procesos corruptivos en distintas entidades gubernamentales duermen tranquilamente en la Procuraduría, sin dar señal alguna de que realmente se busque poner fin a tal situación en la que se han visto envueltos altos funcionarios del gobierno del presidente Danilo Medina y de otras gestiones.

Ni siquiera el caso más escandaloso que registra la historia dominicana, los sobornos de la compañía constructora brasileña Odebrecht, está siendo manejado correctamente por el Ministerio Público, como dice el procurador Jean Alain Rodríguez.

El caso Odebrecht nació cojo y sigue cojo, pues los cirujanos del Ministerio Público, encabezados por el Procurador General, no han aplicado correctamente los mecanismos de investigaciones.

Inmediatamente estalló el escándalo Odebrecht, en Estados Unidos, y que los representantes de esa empresa brasileña admitieron que pagaron 92 millones de dólares en República Dominicana como soborno para conseguir la asignación de obras en el Estado, la Procuraduría debió iniciar las investigaciones de lugar inmediatamente.

Cuando inició las pesquisas, por presión popular, la Procuraduría montó un “show mediático” con el apresamiento de supuestos imputados, convocando en cada caso, hasta la prensa para que fueran testigos de sus acciones.

Los imputados fueron 14, todos dirigentes políticos, funcionarios y ex funcionarios, legisladores y ex legisladores, tanto dirigentes del PLD como del PRM, que al momento de ocurrir los hechos, eran del PRD.

Ninguno de los apresados era miembro del equipo político que dentro del PLD lidera el mandatario Danilo Medina.

Esto, a pesar de que en su expediente inicial, sometido ante el juez de la Instrucción para solicitar medidas de coerción a cada uno de los imputados, la Procuraduría reveló que  Odebrecht pagó sobornos para que les asignen las obras del Estado, incluyendo la planta a carbón Punta Catalina.

Sin embargo, ni legisladores, ni funcionarios involucrados en las negociaciones sobre Punta Catalina, fueron imputados en el famoso y criticado caso Odebrecht.

Ahí comenzó a verse la debilidad del expediente.

Los legisladores y funcionarios ‘danilistas’ estaban libres de pecado,  pese a que uno de los principales protagonistas del escándalo de corrupción internacional, que puso a tambalearse a varios gobiernos de diferentes países, era el principal asesor político del presidente Medina.

Y no sólo eso, el brasileño Joao Santana, hoy condenado por corrupto y mafioso,  tenía su oficina en el Palacio Nacional.

Pero, además, la oficina que tenía Odebrecht para pagar sobornos, fue instalada en República Dominicana.

El caso Odebrecht marcha por un camino pedregoso, cojeando, desacreditado y sin los elementos de pruebas para llegar al final.

Por tanto, si no se le da un giro de 360 grados, sucumbirá en el primer combate entre el Ministerio Público y abogados defensores, delante de los jueces.

Tal parece que el  Procurador general de la República no sabe que donde se paga soborno hay sobrevaluación.

Por tanto, el expediente sobre Odebrecht cojea “de las dos piernas” y no podrá llegar hasta el final.

Podemos decir, por las cuatro equinas, que en el expediente Odebrecht:

– No están todos los que son, ni son todos los que están.

– No se hicieron las pesquisas que debieron hacerse en el momento preciso.

– Los intereses de Odebrecht, no se tocaron. Por lo contrario, se protegieron.

Otros escándalos

La Procuraduría General de la República mantiene engavetados, y esto lo decimos porque no vemos ninguna acción del Ministerio Público que pruebe lo contrario, los casos de:

  • Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE).
  • Consejo Estatal del Azúcar (CEA).
  • Los Tres Brazos-Corde.
  • Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA).
  • Los escáneres de la Junta Central Electoral de la República Dominicana.
  • La mafia de los combustibles.
  • Las sobrevaluaciones de Punta Catalina.
  • La Oficina para el Reordenamiento del Transporte (OPRET).
  • Venta de terrenos del CEA en Haina.
  • Venta de terrenos del CEA en Boca Chica.
  • Caso Tucanos.

Hay que destacar que en los casos de corrupción de OISOE, CEA y OMSA hubo al menos cinco muertes.

Comente este artículo

Botón volver arriba