Ver Más Opiniones

Queremos felicidad y prosperidad, pero sin pagar el precio

Por: Agustín de la Cruz

A través de la historia, la humanidad ha venido experimentando cambios y en cada uno de ellos se observa un crecimiento que por diferentes razones no ha beneficiado a la totalidad de las partes.

Dentro de ese crecimiento existen personas como tú, como yo, y como cualquier ente pensante que ha decidido dar un paso más allá que los demás en pos de lograr alcanzar un crecimiento personal que se refleje en bienestar.

Ese resultado, no nos hace mejores personas que los demás, pero si nos coloca en una posición de diferencia y debemos asumirla con responsabilidad, aun sacrificando cosas que nos traen satisfacción.

La felicidad no se encuentra únicamente en los lujos y comodidades que disfrutan quienes se han sacrificado para lograr prosperidad, es un conjunto de cosas, pero jamás podrá estar en el fondo de un trago, ni en quien vive el día a día sin proyección, ni en quien hace de la silla un comodín para matar el tiempo, ni en quien se cae y en vez de levantarse prefiere hacer del suelo su mejor excusa.

Todos queremos felicidad y prosperidad, pero resulta que hay un precio a pagar cuando decidimos ser diferentes y hasta que eso no se aprende nos la pasamos tomando atajos, para esquivar los obstáculos.

Quienes hoy se confabulan apoyándote hacer lo negativo que ellos no hacen, serán quienes mañana te van a crucificar, asegurando que no supiste darte tu lugar y te harán único responsable de lo que no alcanzaste.

Recuerda que escuchar es de sabios, más no permitas que nadie te trace que hacer, no pierdas el enfoque, ni la logística y sobre todo, aprende a asumir ese estatus que con sacrificio has adquirido, de lo contrario de nada habrá servido haber dado ese paso más allá que los demás.

Por encima de todo, Se Feliz!

Comente este artículo

Botón volver arriba