GeneralNacional

Reducción de cauce del río Masacre fue advertido varias veces a Haití


Santo Domingo.- Después de desoír las advertencias por la construcción de un canal de trasvase para desviar las aguas del río Masacre, los haitianos se victimizan alegando que la apertura del canal La Vigía, en territorio dominicano, deja sin agua su obra realizada sin estudios técnicos conocidos.

Cabe indicar que los haitianos abrieron el canal para desviar las aguas del río Dajabón o Masacre, obstruyendo su curso regular de regreso a territorio de República Dominicana y afectando a unas 20 mil tareas que son mojadas con el agua de ese cause.

La respuesta del gobierno dominicano, a través del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indrhi), fue poner en operación el sistema de bombeo en La Aduana Vieja para alimentar el canal La Vigía con un metro cúbico por segundo para garantizar agua a los productores dominicanos, tal como se había señalado que se haría ante la negativa de Haití de detener el desvío del río.

Costo

El director de operaciones del INDRHI, ingeniero Juan Carlos Nova, explicó que en 24 horas de operaciones las bombas de la Vigía consumen apenas 330 galones de gasoil, con lo que se le da servicio a 20 mil tareas de tierras agrícolas.

Eso implica una inversión al año de 28 millones de pesos, es decir; apenas 1,400 pesos por tarea de tierra por un año.

Nova explicó que el río Dajabón tiene seis meses al año con un caudal inferior a los dos metros cúbicos por segundo y que otra parte del año está alrededor de tres metros cúbicos por segundo y que en unos dos meses al año se producen desbordes.

El sistema de La Vigía retorna al cauce del río Dajabón un metro cúbico por segundo, aunque podría tener capacidad para retornar 1.5 metros cúbicos por segundo.

En la actualidad ese afluente produce alrededor de menos de un metro cúbico por segundo y esa es la razón por la que el canal en Haití se ha secado.

La situación actual había sido advertida por las autoridades dominicanas, pero en Haití se persistió en la construcción del canal de desvío de las aguas del río Dajabón.

Técnicos advirtieron construcción canal dañaría producción.

Discusiones

El origen del conflicto data del año 2018 cuando los haitianos iniciaron la construcción de la obra hidrográfica, lo que llevó a conversaciones de entendimiento que concluyeron en una declaración conjunta, el 27 mayo del 2021 en la que las partes se comprometían a que no se desviaría el cause del río.

A pesar de las reuniones y las advertencias por la entrada en operación del canal en suelo haitiano, debido a que la presión sobre el recurso del agua se incrementará significativamente y la demanda no podrá ser suplida durante 3 meses del año, Haití mantuvo la construcción.

Sin embargo ahora se queja de que con el encendido de la estación de bombeo existente previamente en la Vigía de Dajabón, el canal se ha quedado sin agua para sus fines.

En las discusiones iniciales la delegación haitiana planteó que su canal irrigaría una superficie de 3,000 hectáreas y demandaría un caudal de 1.5 m3/s, mientras la parte dominicana estimaba que la necesidad sería de 3.0 a 3.5 m3/s.

El director de Operaciones del Indhri explicó que el sistema de bombeo, previsto desde septiembre pasado, más allá de garantizar agua para los productores agrícolas provoca el retorno de las mismas al río Masacre en la parte abajo de la toma del canal haitiano.

Tensiones

— Canal

La construcción del canal en el lado haitiano generó tensiones, por lo que el gobierno dominicano adoptó medidas, que incluyeron el cierre de la frontera y la suspensión de la emisión de visas a los habitantes del vecino país.

Consumo combustible La Vigía es sostenible

Agua. El sistema de extracción puesto en funcionamiento la pasada semana en La Aduana Vieja para alimentar el canal La Vigía, cuenta con tres bombas con capacidad de extracción conjunta de 15,500 galones de agua por minuto, requiriendo de 330 galones de gasoil en 24 horas de operación ininterrumpida.

El consumo de combustible para la operación de las bombas requeriría unos 28 millones de pesos anuales tomando en cuenta el precio actual de dicho combustible, lo que representaría unos RD$1,400 por tarea de tierra.

La rehabilitación fue aplicada para garantizar el riego de 20 mil tareas de tierra de producción agrícola que se alimentan del referido canal, en la referida provincia fronteriza.


Botón volver arriba