Nacional

Se desploma una casa en el callejón Bonavides, próxima a la cañada del mismo nombre en el barrio Guachupita de la capital, ocasionando una muerte y pérdidas materiales


SANTO DOMINGO, RD. –El Distrito Nacional continúa sufriendo por las fuertes lluvias registradas desde el pasado fin de semana. Una residencia en el callejón Bonavides, próxima a la cañada del mismo nombre en el barrio Guachupita de la capital, se desplomó ayer en el mañana, ocasionando una muerte y pérdidas materiales.

Desde pasadas las 7:00 de la mañana, hora en que se habría producido el derrumbe, una brigada de 84 personas, conformada por la Defensa Civil, Bomberos del Distrito Nacional, la Policía Nacional, el Centro de Operaciones de Emergencia (COE), Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones y Ayuntamiento del Distrito Nacional, se encontraban removiendo los escombros en busca de los rastros del propietario de la residencia.

El director regional de la Defensa Civil, Jesús Vargas, explicó que en la vivienda residía una persona, identificada como Eddy González, de 53 años, de quien no se tenía conocimiento de su ubicación exacta y se suponía estaba debajo del inmueble.

A pesar de que no había sido confirmado, los moradores del estrecho pasadizo aseguraron a este medio que González había fallecido en el colapso, debido a que era un vecino apartado de la civilización y que permanecía siempre laborando dentro de la casa.

“Aquí nadie lo veía casi, porque él trabaja haciendo camas y no salía mucho. Ojalá estemos equivocados y no esté ahí”, dijo Juan, un residente en el barrio.

Luego del arduo trabajo realizado por los equipos de rescate durante más de nueve horas, piezas de cerámicas y cemento manchados de sangre confirmaron a las autoridades el fallecimiento de González.

CONSTERNACIÓN

Stalin, quien se había identificado como su sobrino, manifestó que la muerte de su pariente consternó bastante a sus seres queridos y a la vecindad en general.

“Él vivía tranquilo ahí, es fuerte para todos nosotros”, declaró.

El afectado aprovechó la ocasión para solicitar la intervención del sector, debido a que los terrenos no están preparados para sostener el peso de las viviendas.

“Le pedimos al presidente (Luis) Abinader y a la primera dama (Raquel Arbaje) que nos ayuden. La cañada y las casas por aquí son un problema grande, esté es el mayor ejemplo”, declaró Stalin, acompañado de varios amigos.


Botón volver arriba