Noticias

Trujillo, Bosch y Balaguer

Por: Marcos Ferreras

Durante la campaña electoral de 1929, el Doctor Balaguer era el presentador del aspirante Rafael Estrella Ureña, quién posteriormente fue candidato vicepresidencial del aspirante Rafael Leonidas Trujillo Molina, después de una alianza entre un sureño y un cabaeño.

Tras el triunfo electoral, el presidente electo le preparó una habitación privada a Balaguer para que se mudara a vivir en el Palacio presidencial, de esa manera podía prepararle los discursos de jefe de Estado al presidente Trujillo.

El doctor Balaguer ocupó varios cargos de gabinete, como secretario de educación, embajador y vicepresidente designado, pero especialmente Balaguer era el cortesano del jefe.

Tras el asesinato de Trujillo el 30 de mayo de 1961, Ramfis Trujillo, hijo del fallecido presidente, propuso a Balaguer como sustituto de su padre, pero luego de las agitaciones sociales y por miedo al surgimiento de un movimiento comunista al estilo cubano, los norteamericanos forzaron la salida de Balaguer del País, previo a refugiarse en la Nunciatura para salvar su vida.

En el exilio, Bosch y Balaguer se juntaron varias veces en Puerto Rico y fue en esa circunstancia que Bosch le propuso a Balaguer unirse para luchar juntos por la libertad y la democracia.

Luego de un acuerdo con EEUU, el País abrió la participación política y de inmediato se crearon varios partidos y nacieron varios candidatos presidenciales para las elecciones generales fijadas para el año siguiente de 1962.

Ya el PRD estaba creado en papeles en el exilio desde 1939, pero funcionaba sólo en el exterior y aquí se movían en la clandestinidad porque Trujillo había declarado a Bosch enemigo público de su gobierno y ni siquiera sus libros se permitian vender en las librerías dominicanas. Inmediatamente se dieron las garantías políticas, después que salieron del territorio los remanentes de Trujillo, el PRD envió una avanzada de tres dirigentes encabezada por Angel Miolan para que vinieran al País a confirmar la situación.

Luego se organizó la llegada al País de Juan Bosch y al llegar por el AILA ofreció una rueda de prensa que dejó a todo el pueblo dominicano impresionado.

Pero Bosch no conocía a la gente del pueblo ni el pueblo conocia a Bosch ya que había vivido los trenta años de la dictadura en el exilio y si entraba era hombre muerto.

Juan Bosch empezó una estrategia de campaña de hablarle a la gente de forma directa y sencilla, con lenguaje coloquial pero educativo y poco a poco el pueblo se enamoró del profesor de cabeza blanca.

Los cívicos, los reformistas y los conservadores creían que iban a ganar las elecciones porque Juan Bosch no había vivido en el País, pero la sorpresa fue que Bosch dominaba la oratoria, sabía hablar en radio y televisión y dominaba todos los temas de actualidad internacional de la época. El resultado fue el triunfo con más del 60% los votos y a partir de ese momento, los sectores derrotados empezaron una conspiración permanente hasta lograr derrocar el gobierno legítimo con apenas siete meses de vida.

Despuès del golpe de Estado en 1963, el País duró casi un año gobernado por un Trinvirato hasta que en 1965 estalló la revuelta popular que colocó a Francisco Alberto Caamaño como presidente provisional hasta que lograran reponer a Bosch, quién de nuevo se encontraba exiliado.

La guerra de abril término en septiembre y luego la Nación quedó bajo control de la OEA, hasta que se organizaron elecciones «libres» el año siguiente de 1966, las cuales fueron ganadas por Joaquín Balaguer, quién vino desde EEUU convertido en candidato presidencial ungido por los gringos.

A partir de ahí se inicia la famosa era de los doce años.

 

Botón volver arriba