Internacional

Ucrania solicita a países de la OTAN que agilicen el envió de armas y ayuda para recuperar la red eléctrica ante llegada del invierno    

Bucarest. – Ucrania presionó este martes a los países de la OTAN a agilizar el envío de armas y ayuda para recuperar la red eléctrica, devastada por bombardeos rusos, como parte de un esfuerzo para ayudar a los ucranianos a enfrentar el invierno boreal.

Durante una reunión ministerial de la OTAN en Rumania, el ministro de relaciones exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, pidió que las entregas, especialmente para defensa antiaérea, lleguen «más rápido, más rápido, más rápido».

Una feroz campaña rusa de bombardeos con misiles diezmó dramáticamente la infraestructura energética de Ucrania y dejó a millones de personas en la oscuridad.

Kuleba dijo que «cuando tengamos transformadores y generadores, podremos restaurar nuestro sistema (…). Cuando tengamos sistemas de defensa aérea, podremos proteger la infraestructura de la próxima oleada de misiles rusos».

De acuerdo con el jefe de la diplomacia ucraniana, lo que el país necesita con urgencia son (misiles) «Patriot y transformadores».

Este llamado por más ayuda se conoció poco después que el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, alertara que Rusia buscaba utilizar el invierno como un «arma de guerra» contra Ucrania.

Al abrir la reunión en Bucarest, Stoltenberg dijo que «el mensaje de todos nosotros será que debemos hacer más» para ayudar a Ucrania a reparar su infraestructura de gas y electricidad, así como proporcionar defensa aérea para ayudar a ese país a protegerse mejor.

«La OTAN no participa en la guerra, pero continuará apoyando a Ucrania durante tanto tiempo como haga falta», afirmó Stoltenberg.

El jefe de la OTAN dijo esperar que Rusia lleve a cabo más ataques contra la red eléctrica de Ucrania, y advirtió que Europa debería «estar preparada para más refugiados».

«Rusia en realidad está fracasando en el campo de batalla. En respuesta a eso, ahora está atacando objetivos civiles (…) porque no puede ganar territorio», dijo Stoltenberg en la apertura de la reunión de la alianza transatlántica.

Los ataques a la infraestructura civil y energética «obviamente están diseñados para tratar de congelar a los ucranianos hasta que se sometan», dijo el secretario británico de Relaciones Exteriores, James Cleverly, quien sin embargo añadió: «No creo que tengan éxito».

«Mantengan la calma y manden tanques»

Los miembros de la OTAN ya han enviado a Ucrania armas y equipos -médicos o de telecomunicaciones- por valor de miles de millones de dólares, pero el país pide más recursos de defensa aérea, tanques y misiles de largo alcance para hacer retroceder a las fuerzas rusas.

Sin embargo, ya es evidente la creciente preocupación por la fuerte disminución y casi agotamiento de las reservas estratégicas, especialmente de municiones, en varios países de la OTAN a raíz de los envíos a Ucrania.

El ministro de Relaciones Exteriores de Lituania, Gabrielius Landsbergis, apuntó que las demandas a los ministros de la OTAN eran simples y se resumían en la consigna: «Mantengan la calma y manden tanques».

El canciller alemán, Olaf Scholz, anunció el envío de «más de 350 generadores» eléctricos a Ucrania y asistencia financiera para reparar los generadores dañados, después de conversar con el presidente ucraniano Volodimir Zelenski.

«Las prioridades están claras: protección contra el terror de los misiles, restauración energética, seguridad alimentaria», declaró Zelenski el martes en su mensaje diario al país. Admitió en la alocución que la situación en el frente es «difícil».

«Pese a las enormes pérdidas, los ocupantes aún intentan avanzar en la región de Donetsk, de afianzarse en la región de Lugansk y planean algo en el sur», expresó Zelenski. «Pero Ucrania resistirá».

Por su parte, el Ejecutivo francés también prestará 100 millones de euros (103 millones de dólares) de ayuda financiera, que se suman a los 300 millones de euros (309 millones de dólares) prestados anteriormente a Ucrania, que atraviesa una frágil situación económica.

Fuentes de la OTAN indicaron que la reunión en Bucarest debe mostrar la unidad de la alianza transatlántica en su apoyo a Ucrania. Sin embargo, la alianza no debe avanzar con la solicitud de Ucrania para unirse al bloque.

Stoltenberg insistió en que la «puerta está abierta» para nuevos miembros, pero agregó que el enfoque por ahora se concentra en ayudar a Ucrania ante la ofensiva rusa.

Además de la guerra en Ucrania, los ministros de la OTAN harán un balance de los avances en la adhesión de Finlandia y Suecia, ya ratificada por 28 de los 30 países miembros pero que sigue suspendida a la espera de la luz verde de Turquía.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Suecia, Finlandia y Turquía se reunieron al margen de la reunión, pero el gobierno turco ha minimizado la esperanza de un avance rápido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Botón volver arriba