NoticiasPolitica

Vocera del PRM Sarah Paulino dice Gobierno metió sus «manos diabólicas» en la JCE porque tiene terror a salir del poder

Santo Domingo. – La vocera y miembro de la comisión ejecutiva del Partido Revolucionario Moderno (PRM), la abogada Sarah Paulino, dijo que el Gobierno del presidente Danilo Medina, metió sus “manos diabólicas” en la Junta Central Electoral, saboteando el proceso de elecciones municipales, porque los peledeístas le tienen terror a salir del poder.

“Hicieron todo lo imposible porque la gente no se exprese, porque la voluntad de este pueblo no fuera a las urnas”, expresó la dirigente. Además, indicó que contrario a los rumores de que el PRM no logró movilizar gente el día de las elecciones, en la mayoría de los centros se contaron los votos al momento de suspender los comicios y los candidatos del Partido Revolucionario Moderno le estaban ganando ampliamente a los del partido oficialista, en todo el territorio nacional, resaltando que lo lograban cumpliendo la ley y sin escándalos frente a los centros de votación como suele hacer el PLD.

Entrevistada por los comunicadores Francis Pérez, Oneulin Cáceres, Alfredo De La Cruz, Rodolfo Santos y Víctor Peña en el programa “Debates de Ideas” que se transmite de lunes a viernes de 7 a 10 AM por el canal Hilando Fino TV para toda la República Dominicana y el mundo, a través de los sistemas de cables y las redes sociales Facebook Live, Twitter Live, Instagram Live y Youtube, la jurista calificó de ridícula la declaración del presidente del PLD, Temístocles Montas  acusando al Luis Abinader  de ser culpable de la suspensión de las elecciones municipales, afirmando que  los únicos que tienen mecanismos de inteligencia, gente enquistada en la junta desde 1994 y  actores en estos centros de cómputos son ellos mismos, los miembros del partido de Gobierno.

Finalmente, Paulino aseguró que, no importa el día en que sean celebradas las elecciones el Partido Revolucionario Moderno va ganar, porque ya la gente se hartó de la intolerancia, del abuso y de la arrogancia de los funcionarios del Gobierno de la República Dominicana.

Botón volver arriba