Deportes

Nadal consigue sufrida victoria ante Carballés en el Barcelona Open

España.-Rafa Nadal es el rey del Barcelona Open Banc Sabadell-Trofeo Conde de Godó, como también de la tierra batida. El ídolo que no falla. Entró en la pista que lleva su nombre y apellido como la dejó, en plan campeón. Ya había enseñado su dulce momento de forma en la Copa Davis y Montecarlo, e inició la caza de un undécimo título en el RCT Barcelona-1899 con la autoridad esperada.

Como de costumbre, un inicio tomando medidas a la competición, a un ritmo diésel, con la resaca de Montecarlo encima y todavía con cosas que ir mejorando, pero un triunfo con sabor a récord frente al tinerfeño, de ascendencia granadina y mucho tiempo de paso en la ciudad condal, Roberto Carballés, vencedor este curso del ATP 250 de Quito.

Un 6-4 y 6-4 en 1h.51’ para firmar otro pequeño apartado en su brillante palmarés en arcilla. Son ya 38 sets consecutivos dominados de una tacada en esta superficie, dejando atrás el registro del rumano Ilie Nastase, que encadenó 36 en 1973.

Carballés, 25 años y 77º ATP, corrió como nunca, salió valiente a la cancha, lo que le permitió hacer un ‘break’ de entrada para ponerse arriba 0-2 o remontar un ‘break’ abajo en la segunda manga. También salvó un ‘match-ball’ con su saque. Alargó su estancia ante Nadal mucho más que otros más afamados adversarios.

Hizo mucho, jugó bien, pero no le quedó otra que claudicar porque “ya sabéis como está Rafa en tierra, intratable”, subrayó quien será su próximo adversario, el albaceteño Guillermo García-López, que venció 6-3 y retirada a un Kei Nishikori que llegó muy castigado de su esfuerzo por llegar a la final de Montecarlo.

Nadal dijo que “el cuadro está especialmente difícil para mí”, pero los resultados han dado un vuelco al torneo. Al adiós de Nishikori, cancelando el reencuentro en octavos con Rafa, se unió la despedida de Novak Djokovic, que dejó hecho trizas el hipotético enfrentamiento de cuartos. Defraudó ante el eslovaco Martin Klizan, 6-2, 1-6, 6-3.

Carballés se dejó la vida en la central, no se arredró un solo momento, pero Nadal se exhibió cuando tocaba y deseaba. Condujo este primer compromiso 2018 a su manera: trabajando el partido del día, pero también afilando conceptos para lo que pueda venir a continuación.
Este jueves, frente a Guillermo García-López, 34 años y 69º ATP, con 4-1 Rafa en el historial. No se veían las caras desde los dieciseisavos del Godó 2012, cuando el manacorí se impuso por 6-1 y 6-2.

“Ha sido mi peor partido de los últimos que he jugado. En los días que no sale todo rodado, aceptarlo y luchar. Lo importante era sacarlo adelante y tener otra oportunidad mañana para seguir mejorando”, señaló Rafa en pista, justo antes de que saliera a la misma Toni Nadal para ser homenajeado por el torneo y el club.

Botón volver arriba