Politica

 Periodista Salvador Holguín le dice a Peña Guaba: “Con los corruptos saqueadores y perversos como Danilo Medina la justicia nunca se va a lo personal, sería bueno que te defina con quien va a estar, porque eres muy cambiante”    

Santo Domingo.- El periodista Salvador Holguín, le dijo al presidente del Bloque Institucional Socialdemócrata (BIS) José Francisco Peña Guaba que con los corruptos, saqueadores y perversos como el exmandatario Danilo Medina la justicia nunca se va a lo personal y que sería bueno o una mejor opción que se defina con quién va a estar ya que es una personas de posiciones muy cambiantes.

«Con los corruptos, saqueadores y perversos como Danilo Medina la justicia nunca se va a lo personal. Sería bueno que te defina con quién va a estar, con Leonel, Danilo o Abinader porque eres muy cambiante…”, expresó el empresario de la comunicación Salvador Holguín.

“Peña Guaba con los corruptos, saqueadores y perversos como Danilo Medina la justicia nunca va a lo personal, sino a lo que establece la Constitución y la ley, sería bueno que te defina con quién va a estar, si con Leonel Fernández, Danilo o Luis Abinader porque eres muy cambiante…”, posteó Salvador Holguín a través de sus cuentas en las redes sociales de Facebook, Instagram, Twitter y Grupos de Whatsapp.

Cabe destacar que este comentario emitido por el también locutor Salvador Holguín, surgió luego de que el dirigente político Peña Guaba aconsejara a las autoridades del país a través de su artículo publicado bajo el título: “Tras los pasos de Danilo”, a que no se fueran a lo personal con el expresidente Danilo.

Asimismo, José Francisco Peña Guaba, reaccionó a las decenas de apresamientos que ha realizado el Ministerio Público en tan solo cinco meses, al círculo de cercanos colaboradores de Danilo Medina, motivo por el cual advirtió que no se lo tomaran personal con el presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), asegurando que, si Medina tiene la resistencia necesaria, “podría salir de esa situación como un monstruo político”.

“…Por eso no recomiendo a nadie ir en lo personal tras Danilo Medina, porque esto al final lo convertirá en víctima, y si él tiene, que no lo sé, la resiliencia necesaria para soportar, podría salir de esa situación como un monstruo político, porque si la gente, después que deje de valorar intenciones hurga en el pasado para valorar resultados, pudiera resultar que las realizaciones del gobierno de Danilo hagan brillar de nuevo su estrella y, pese a la andanada de acusaciones en su contra, pudiera emerger con fuerza telúrica para decidir quién pudiese ser el nuevo inquilino del Palacio Nacional. Para quienes crean que es una opinión tremendista mía y no crean lo que aquí expreso, solo les pido que tengan un poco de paciencia y, si las cosas siguen como van, esperemos los acontecimientos”, dijo Peña.

En ese orden, el último de los apresados vinculados al exmandatario Medina, es el mayor general Adams Cáceres Silvestre, exjefe del Cuerpo de Ayudantes Militares de la Presidencia durante su gobierno, quien es acusado de encabezar una red de corrupción, de la que también formarían parte la pastora Rossy Guzmán, Tanner Flete, y el coronel policial Rafael Núñez de Aza.

A continuación texto íntegro:

Danilo y Leonel sí sabían cuál era nuestra capacidad, trabajo y vínculos, porque en la campaña del 94 y la del 96 quien esto escribe había dirigido las relaciones inter–partidarias del comando de campaña del Acuerdo de Santo Domingo y, en la segunda vuelta, tuve a cargo la campaña de mi padre en el Cibao, desde Santiago.

Profundos desencantos con el PRD y la ida a destiempo de mi padre me llevaron a un acuerdo con el PLD en el año 2000, mientras amigos cercanos se burlaban de que los votos que yo tenía cabían “en una guagua de Onatrate” (así se llamaba la OMSA de hoy),cuando sacamos casi 50 mil votos en esas elecciones demostramos a los incrédulos que las cosas no eran como pensaban.

Cuando el PLD perdió el poder en el año 2000, me mantuve en la oposición y siempre en contacto permanente con ambos, con Leonel y Danilo, pero claro y consciente de que el candidato para 2004 lo sería Leonel. Admito que para Danilo también.

Nuestras relaciones se estrecharon aún más en las elecciones del 2004, ambos con la tarea de hacer fuerte al PLD y yo buscando apoyo externo y de partidos para la alianza, lo que permitió la creación del Bloque Progresista. Sin embargo, pude conocer las condiciones reales de Danilo como hombre de Estado cuando, al vencer en esas elecciones, resultó Danilo designado como coordinador de la comisión de transición del nuevo gobierno, compuesta por 6 integrantes y de la cual nosotros formábamos parte. Ahí conocí un Danilo bonachón, conocedor como nadie del alma humana y del pensamiento de la base de su partido. De hecho, ni siendo Presidente delegó su contacto personal con la dirigencia partidaria,conservando los contactos de la mayoría de los dirigentes en su teléfono y llamándolos personalmente.

Fueron sus fuertes vínculos con la base los que lo llevaron a la decisión de enfrentar la repostulación de Leonel siendo Presidente en el 2008, pero más inteligente fue mucho después, en el 2011, cuandobuscó a Leonel para que lo apoyara. Logrado ese apoyo, ambas maquinarias político-electorales juntas hicieron lo casi imposible, parar el “llegó Papá”, que se veía casi inexorablemente como ganador en el 2012. Una de las razones que determinó la derrota de Hipólito en esas elecciones, sin duda, fueron las amenazas de que llevaría a la cárcel a connotados dirigentes peledeístas. Eso produjo la unidad interna, ya que “el guapo de Gurabo”, siendo presidente, les había mandado para Najayo a varios ex funcionarios,por lo que su advertencia fue tomada muy en serio por la dirigencia de la tolda morada.

Pese a mi colaboración en el triunfo de Danilo en 2012, y cómo articulador de la unidad que se produjo en el 2016 entre él y Leonel, siempre sentí de él un afecto muy especial hacia mi persona, pero advertí siempre el celo por mi cercanía de hermandad con Leonel, que nunca le negué y por lo cual no formé parte de manera directa de su gobierno.

Agradezco que siempre me distinguiera en público y que me consultara para temas delicados, pero las diferencias de intereses pudieron más y optó por desoír mis consejos, que fueron siempre los de un amigo,prefiriendo escuchar las lisonjas y mentiras de sus nuevos aliados. Y digo “nuevos” porque, en su mayoría, fueron los mismos que habían estado al lado de Leonel cuando era Presidente.

Siendo Danilo Presidente le advertí lo que le pasaría si seguía ese camino, y preferí que mi partido saliera del gobierno antes que aceptar mentirle y sumarme al corifeo de los que les decían que “como quiera” ganaría ese proceso electoral, pese a la división que creaba la posible ida de Leonel del partido si se le imponía un candidato.

Le expresé claramente a mi estimado Danilo, en su cara, como hablan los auténticos amigos, lo que le sucedería. Aún más, le predije el tsunami electoral que en lo senatorial también le llegaría, pero él no me creyó. Solo después de la derrota del 5 de julio vio la realidad y, en una larga reunión que sostuvimos, en la que participó mi buen amigo José Ramón, reconoció lo fallido de la estrategia peledeísta.

Durante esa reunión no quise mortificar al amigo, pero sabía que se despertarían los demonios contra él, porque estos eran otros tiempos, los de las redes sociales. Además, que las indelicadezas de su entorno lo harían objeto de la mayor de las persecuciones, desconsideraciones e irrespetos. Creo, en mi humilde parecer, que mi amigo Danilo perdió el control y, en medio del fragor de la confrontación interna, en los dos últimos años se aprovecharon de él, se cometieron cosas que ahora a él mismo le sindican por el nivel de cercanía con sus ejecutores o beneficiados.

 

 

 

Comente este artículo

Botón volver arriba